34 EL SOL CENTRAL

  ¿Has meditado alguna vez el significado de esta palabra? Si eres espiritual, o mejor dicho, si conoces a fondo la Ley Espiritual, tal vez tengas una idea aproximada de su significado: Hijos del SOL Central, o sea, del Centro de la Sabiduría Infinita somos todos. ¿Has reflexionado alguna vez tu origen? Muchos sabios han querido investigar el origen del hombre sobre la Tierra. Unos dicen que procedéis del mono; otros de Adán y Eva; otros del SOL Central: Estos últimos son los que han bebido en la fuente de la Verdad. Por lo tanto hermanos, haced vuestras investigaciones: El hombre, con su voluntad reproduce al hombre; y las bestias, por instinto, también se reproducen sobre la Tierra. ¿Y quién en su primer origen puso en el hombre y en los animales la sabia productora? ¿es que hay alguna cosa que se reproduce por vez primera sola? En tu fábrica, en tu taller, ¿se reproduce algo sin que otro le dé vida, le saque de la nada? Tu, hombre, necesitas muchos obreros en tu fábrica para que produzca, de lo contrario, el día que la cierras allí no se produce nada.

  Y tú, agricultor, que necesitas poner todo el sudor de tu frente para que tus campos produzcan, pues si no trabajas aquella tierra, es tierra estéril. ¿No comprendes que en sus comienzos, el planeta, si el Divino Sembrador no hubiera puesto las primeras semillas, tus campos aún estarían yermos? Medita, hombre ateo, y no quieras achacarlo todo a la inteligencia del hombre, pues, si Dios no pusiera sobre la Tierra hombres sabios para el adelantamiento del planeta mundo, este planeta aún estaría como en los primeros momentos de su formación en cuanto a ciencia, a industria, en cultivos, etc.

  SOL Central. Centro de todo el Universo, eso quiere decir esta palabra que es lo mismo que decir, Gran Creador. Sí, en el Centro del Universo reflejan todos los Soles que existen, y de allí, de aquel SOL Central, toman todos, SU LUZ, SU calor, que luego la reparten por todo el Universo: Nada más puede daros vida y calor un SOL, y ese SOL, es el SOL Padre de todos los Soles, tu DIOS, Fuerza Divina Creadora. EL es todo LUZ, todo calor, todo Vida, y así nadie fuera de EL ha podido crear nada, porque nadie lleva en sí la acumulación de LUZ, de Fuerza que el SOL Central.

  Infinidad de Soles existen: son luceros, piedras de refulgente esplendor, pues diríamos son la Luz, son la Vida, son los destellos que emanan de la Fuente Creadora, DIOS Padre. Nada hay que despida, que dé tanta vida. Pues si solamente este Sol que te alumbra, que te da calor, no puedes mirarlo cara a cara, ¿qué será el SOL Central del cual todos los Soles toman y reciben SU LUZ, SU calor, SU Vida, para así poderla transmitir a los mundos que les están asignados? La Fuerza Creadora es de tal magnitud, es de tanta grandeza que puede alimentar a la infinidad de Soles que están esparcidos por el Universo, y de ellos toman Luz los Espíritus de gran altura. De esos Soles, toman Sabiduría los Espíritus inteligentísimos, y de esos Soles ya se trasladará a otra federación de mundos más adelantados, y así sucesivamente, hasta llegar a la federación de los Soles del Padre Creador. ¿Cuántas existencias? Muchas, teniendo en cuenta que progreses siempre, pues si en tus varias reencarnaciones te estacionas, o haces retroceso, entonces irás a parar a un mundo bajo como el que te describí en una anterior lección, y por medio de muchos sufrimientos despertar.

  ¿Te das cuenta? Adora, póstrate humildemente a los pies de esa Fuerza Creadora que te dio vida, y no te postres servilmente entre los honores y el oro de la Tierra que todo es falso, que todo desaparecerá tarde o temprano. No pongas tan solo tu amor a cosas terrenales, que ellas son una insignificancia delante de las maravillas de la Creación. Busca la blanca Paloma de la paz, y ella te conducirá a recorrer esa infinidad de Soles, esa infinidad de maravillas. Medita hermano, que de la meditación de esta lección puede sacar tu espíritu la fuerza para tu rápido progreso. Hazte digno de ello.