44 No te envanezcas de tu inteligencia

 No te envanezcas de tu inteligencia hermano, no te envanezcas de tu sabiduría, piensa que lo que estás investigando, que lo que ya es una realidad, vendrán otros dentro de 50, de 100 años más o menos, y encontrarán anticuado tu saber, tu ciencia, tus descubrimientos y harán mofa de tu soberbia. Muchos descubrimientos de que te envaneces ahora, en otras civilizaciones remotas y antiguas ya eran descubiertas, ya se usaban. ¿Por qué decayeron? ¿por qué se olvidaron? Porque aquellos grandes sabios antiguos, muchos morían sin dar a conocer las fórmulas, las prácticas de sus descubrimientos. ¿Por qué? primero porque en aquellos tiempos no había los medios que tenéis ahora a vuestro alcance para su divulgación, y otros, que aquellos reyes absolutos les hacían guardar aquellos secretos de sus descubrimientos bajo pena de muerte. Así es que ahora sucede, que se da con la fórmula de algún secreto de que los antiguos ya se beneficiaban, y con todo, aún quedan muchos por descubrir, y así yo te digo: hermano no te envanezcas de tu saber, sino que humildemente ponlo a disposición de los hermanos del planeta que habitas para que sirva de progreso.

  Solamente es la palabra de Dios la que siempre ha existido y la que no es ningún secreto para las generaciones, la que no pasará nunca, la que nunca se hará anticuada, pues Sus Leyes y preceptos siempre son flores hermosísimas, y su aroma deleita a quien se acerca a la gran verdad que es Dios. Por eso vengo nuevamente a daros estas enseñanzas, y aunque muy claras os las doy, no las leas deprisa y corriendo, que no es ningún libro vulgar; en ellas está toda la esencia de la gran Obra de la Creación, adaptada a vuestras inteligencias terrenales; sino que veas en sus páginas las palabras del Maestro que vuelve en estos momentos angustiosos de la humanidad a decirte: Despierta hermano, que el Padre envía nuevamente al Mesías para que despiertes, para que no te detengas, para que camines seguro y veas en estas enseñanzas el faro que ha de conducirte a la presencia del SOL Central, al Centro del Universo. La blanca paloma de la Paz pondrá Luz en vuestros cerebros.