50 POBREZA

 Si eres pobre, serás perfecto si sabes ser humilde y sabes agradecer al Padre la distinción de parecerte al Maestro en su humildad y pobreza, y así caminarás santamente por el destierro Tierra, hacia los reinos del Padre, sembrando amor y paz para con tus hermanos terrenales, recibiendo sin odio y rencor las pruebas duras porque tienes que pasar.

  No abuses de tu pobreza, hermano, pues así como hay ricos que no saben serlo, también hay pobres que no saben ser dignos de ser socorridos. Hay pobres que abusan de los sentimientos caritativos de sus hermanos ricos, sacándoles con mentiras y fingidas necesidades, dinero o ropas, que luego, lo primero les sirve para cruzarse de brazos y no trabajar, y lo segundo para malvenderlo. Y yo te digo, pobre que tú lees: Así como el rico que es avaro de sus riquezas no alcanzará la Patria del Padre, así te digo a ti, pobre, que si con malas artes procuras obtener limosnas y estas limosnas solamente las empleas para eludir la Ley del Padre, de ganarte el pan con el sudor de tu frente, tampoco serás digno de las moradas de Luz.

  Recibe con amor y agradecimiento las limosnas, recibe con humildad a los hermanos que te visitan, pero huye de la tentación de exponerle más necesidades de las que pasas y de pedirle más socorros de los que necesitas, pues si el rico avaro es indigno de llamarse hijo de Dios, el pobre egoísta también lo es. Contempla a los animales que ellos te dan una lección de desinterés, por cuanto satisfechas sus necesidades, no solamente no imploran comida sino que una vez han comido, lo que sobra lo dejan para sus hermanos irracionales. Aprende y medita, pues aunque seas pobre, también tendrás que dar cuenta a tu soberano Juez de tus actos.

  No confundáis la pobreza con la indigencia. De pobres hay muchos que lo saben ser voluntariamente en medio de sus riquezas. Dichosos ellos. Saben con que fin se les ha dado aquellas riquezas, y santamente, saben emplearlas en bien de sus hermanos terrenales. Repito, dichosos ellos, porque además de un reino en la Tierra alcanzarán otro reino en las moradas del Padre. Son los perfectos sembradores: Pobreza, son los que saben desprenderse de sus diversiones, de compañías que pueden oscurecerlos espiritualmente, para consagrar su tiempo en alivio y consuelo de sus semejantes: Los que aún en medio de una posición modesta, saben emplear su tiempo consagrándolo a visitar asilos, hospitales, y hogares humildes y de verdadera necesidad. Dichosos si con amor todo lo practican. Son todos pobres voluntarios porque saben cumplir la Caridad espiritualmente: Pobreza voluntaria, cuan santa eres, de qué hermosa Luz vas rodeada. Ojala lo comprendieran así todos los hermanos terrenales, que el planeta Tierra alcanzaría grandes progresos.

  Sed perfectos, y lo seréis si aprendéis con fe y practicáis las enseñanzas de la Ley Universal. Eres principiante y hay que poner mucho amor para entenderla y practicarla, y mucha valentía para saber desprenderte de los lazos que te atan a tus pasiones. Pero el Maestro os dice: Sed perfectos si queréis alcanzar los reinos del Padre.