73 SE CARITATIVO

  Hay varias maneras de socorrer a tus hermanos, no lo olvides, porque en muchísimas ocasiones, algunos hermanos dicen para escapar de esta obra de misericordia: Yo no tengo posición para dar limosnas-. ¿Qué entiendes tu por limosnas? ¿Crees que hacer limosnas consiste solamente en dar algo de lo que te sobra y ya has terminado con eso tu misión o mejor dicho, tu obligación? No, muchísimas ocasiones no tienen necesidad tus hermanos de un socorro en dinero, tienen necesidad de consuelo, de ayuda espiritual. Corre entonces también a enjugar aquellas lágrimas, a dar ánimo a aquellos enfermos, a enseñar el camino al que va a oscuras. No mires si es pobre o rico, si te recibirá bien o mal, piensa solamente que son miserias humanas que tienes obligación de aliviar, y así, el Padre te recibirá con ternura cuando te presentes a rendirle cuentas. La Caridad en todos sus órdenes es la llave de los reinos de Dios, y poco podrás encontrar Caridad si tú no la esparces. Sé dulce, cariñoso, comprensivo con los dolores y miserias humanas y piensa y medita que algún día, puedes hallarte en el mismo trance que aquel hermano que vas a visitar, porque estás en un destierro y tarde o temprano te tocará a ti también llevar tu cruz.

  Sí, orienta tu vida, compórtate como si ya te hubieras desplazado en mundos superiores: En estas moradas de Luz todo es Caridad los unos para los otros. Se ayudan, se protegen, y cuando un Espíritu de esas moradas tiene que desplazarse para cumplir una misión, todos le protegen, todos le amparan con Amor, Paz y Caridad, para que los espíritus de tinieblas no entorpezcan aquella misión. Qué pensamientos llenos de Caridad y Amor le acompañan. Son todos confundidos en uno, en el Amor hacia el Padre, y cuando regresa aquel Espíritu es recibido con cantos de agradecimiento al Padre, por haberles concedido el Don de poder ayudar a aquel hermano en el cumplimiento del Mandato Divino. Procura, hermano terrenal, elevarte para cumplir aquí en la Tierra la hermosa virtud de la Caridad, y entonces, en la Tierra ya te comportarás como un espíritu de los mundos progresados. Todo con Amor, Paz y Caridad, el gran Lema Espiritual.