74 SE FIEL AL MANDATO DIVINO

SE FIEL AL MANDATO DIVINO, A LA DIVINA LEY

   Tu divisa como ser creado por Dios, es Amor para todos, Caridad para todos y Paz para todos: ¿No eres feliz? ¿Por qué te empeñas en amargarte y complicarte una existencia que el Padre te concedió para tu progreso y redención? Ya estás en la Tierra, ya has reencarnado otra vez, y así que tienes uso de razón ya envidias lo de los demás niños; ya eres egoísta no queriendo repartir de lo que te sobra muchas veces. Si has nacido en rica cuna, ya de niño te apartas de los niños humildes con asco y repulsión. De joven ya te encuentras entre el torbellino del mundo y sus pasiones y allí, tanto si eres rico como si eres pobre, te hundes y malgastas tu salud y dinero, dinero que muchas veces no reparas en adquirirlo aún a costa de tu dignidad, y así el mundo y sus pasiones van atormentando tu sed de poder y de ambición. Y te casas y a tus hijos les educas en el ambiente que tú te has educado, y sigue la cadena de vicios y pasiones. Y llegas a viejo, si es que llegas, y muchísimas veces con espanto y dolor de que toda tu vida no ha servido sino para luchar y sufrir, y que se va acercando para ti la hora de partir y no dejas sino penas y amarguras detrás de ti. Si hubieras vivido con arreglo a las Leyes del Creador, y te hubieran enseñado desde tu infancia esta Ley de Amor, no tendrías una vejez desesperada porque sabrías que habías cumplido santamente, y que tu paso por la Tierra te ha servido para tu progreso. No enturbies estas divisas que el Padre te dio al reencarnar, no procures con excusas enturbiar tan hermosos Atributos, pues las cosas Divinas no creas que puedes arreglarlas a tu antojo y acomodarlas a tus gustos y manera de vivir. Las insignias del Dios Todopoderoso, eres tú muy insignificante para cambiarlas o acomodarlas quitando y poniendo según las circunstancias.

  El Padre te dio unas Leyes y Atributos para que rigieran en todo el Universo, y tú, pobre desterrado, ¿quieres reformar o peor aún, reírte de esas Leyes que son acatadas por todo cuanto existe? No seas soberbio y piensa que esas Leyes son para que te regeneres, y así podrás ir a una de esas moradas en las cuales ya no se discuten, porque los seres que en ellas están se nutren sus Espíritus de los Atributos del Padre y así son de radiantes y felices: En los mundos que aún no son practicados esos Atributos, reina la discordia, el orgullo y la soberbia, pasiones desterradas en los mundos superiores:

  También hay los mundos de estudio de la Ley: Son esos mundos preparados o destinados para los espíritus desencarnados que llegan de los mundos llamados destierros, y que en ellos no han aprendido la Ley Universal. Esos espíritus llegan ya lo suficientemente progresados para no tener que volver a los mundos destierros, pero como no han conocido la Ley del Universo, no pueden ir a otros mundos donde los espíritus que los habitan ya llegan todos sabiendo y comprendiendo la Ley. Así que, hay mundos preparados para instruir a esos espíritus ignorantes de las Leyes que rigen el Universo. Llegan progresados, sí, pero ignorantes de la Ley Espiritual. Poco están en los mundos de estudio, pues como seres progresados ya, son espíritus que asimilan o comprenden prontamente las enseñanzas que se les dan.

  No quieras oscurecer la Ley del Padre reformándola a tu antojo. No seas de aquellos que se titulan cristianos y se arreglan las cosas a su gusto y los preceptos según su manera de vivir. Van a la casa de Dios, que es casa de oración, solamente para que les vean entrar y salir, para exhibir vanidades, o para sentar título de cristianos. Creen engañar a Dios engañando a los demás con un título del cual no son merecedores. ¡Qué lástima de tiempo perdido! Valdría más que meditaran y comprendieran que a Dios no se le puede engañar. ¡Pobres hermanos, cuántas reencarnaciones les esperan si no rectifican! Y para eso salen de una existencia y enseguida la enlazan con otra y así van pasando los siglos: ¿Sabes exactamente lo que esta palabra significa, o mejor dicho a lo que te obligas si te consideras cristiano? Cristiano quiere decir seguidores o cumplidores de la Ley del Cristo, que es la Ley del Padre, pues Cristo quiere decir Mesías, y los Mesías no pueden enseñar sino la Ley que el Padre estableció para todo el Universo. ¿comprendes ahora lo que significa la palabra cristiano? Cuantísimos se llaman cristianos y no saben exactamente a lo que les obliga el ostentar tal nombre. Si tú, hermano, te consideras uno de ellos, en primer lugar tienes que parecerte a tu Cristo, sencillo, humilde, con amor sin fin hacia tus hermanos modestos, y prepárate a renunciar espontáneamente a todas las pasiones. Sólo así te harás merecedor delante del Padre, del título de Cristiano. Todo lo demás no te servirá para nada, pues si no practicas y sigues los pasos de tu Mesías, es igual llamarte cristiano, que protestante, que mahometano, porque todos estos nombres, se los han inventado los terrenales para separación de las diferentes formas de adorar a Dios, pero todos, absolutamente todos, si no siguen las enseñanzas de Cristo con Amor, no valen en la Casa Paterna los títulos con que queréis disfrazaros. Amaos los unos a los otros con Amor, Paz y Caridad, y no tienes necesidad de títulos sonoros para que te distinga el Padre a la hora de rendir cuentas.

  Humanidad del mundo terrenal, ¿cuándo despertarás? ¿cuándo comprenderás la Ley de tu Dios? Mírate en el espejo de los grandes hermanos que por el planeta Tierra pasaron, y que tú los reclamas en tus apuros y penas y aún les tienes cariño y con afecto reconoces su santidad. ¿Y no te has parado nunca a pensar de qué modo alcanzaron sus Dones, tú, que admiras su santidad y las grandes virtudes que ellos florecieron, de qué modo las alcanzaron durante su peregrinación por el Planeta Tierra? Tú ya lo sabes que los alcanzaron con muchos sacrificios, que pudieron renunciar a todas las pasiones, y que fueron hornos de Amor encendido para todos los hermanos terrenales; pues si tú sabes todo esto, ¿por qué llevas una vida tan diferente de la suya? ¿por qué no sigues el camino que ellos siguieron? ¿te asusta renunciar al mundo? mas susto te llevarás cuando hayas de renunciar a los reinos del Padre por no habértelos sabido ganar. No pierdas el tiempo, reclamando a los Superiores para que te ayuden, cuando el que tiene que ayudarte es uno mismo cumpliendo el Mandato Divino.

  Vivir con los Atributos del Padre por Lema, aprended incansablemente la Gran Ley , que en estas hermosas enseñanzas os da el Maestro, y veréis cómo se desarraigan de vosotros las miserias humanas, y así vuestros espíritus ya llegarán al tribunal de la Justicia Divina graduados en la Ley. Medítalo y si tienes tiernos infantes que educar, edúcalos enseñándoles los Atributos del Padre, haciéndoles comprender las Leyes del Dios de Amor. Así te lo desea la blanca paloma de la Paz.