77 EL PADRE ES COMO UNA FUENTE

  Si, el Padre es como una Fuente de Sabiduría, Fuente de Amor, Fuente de Justicia. Los seres Superiores son los canales que se nutren de esa Fuente y así esparcir SUS Leyes y SUS Atributos, SUS Gracias, SU Amor, y también SU Justicia. Luego vienen canales más pequeños, y así van repartiendo el agua purísima de aquella fuente Divina. Todo es puro, clarísimo, pero al pasar por tantos canales, y al llegar a los mundos inferiores, los espíritus de esos mundos ya manchan, ya contaminan esas aguas, y aquella agua se vuelve llena de microbios que son las pasiones. ¿Por qué no miras de remontarte hasta la Fuente Divina y saciarte de SU claridad, y no esperar que te llegue a ti después de pasar por tantos canales? ¿No ves que es imposible que esta agua llegue a ti pura y limpia tal como mana?

  No dejéis contaminar la Fuente Pura del Padre. No tiréis lodo a esa Fuente, no queráis alianzas con espíritus de tinieblas, pues ellos os harán contaminar esas aguas puras. Alejaos de las aguas turbias del pecado para que ellas no enloden vuestras almas puras. Aléjate, huye de las pasiones mundanas para que ellas no te enturbien la vista y no distingan lo limpio y puro. Corre, no te detengas hasta absorber del manantial limpio.

  Cuantos hermanos fracasan en las misiones que se les confían por no alejarse de la turbulencia de las aguas sucias. No seas tú uno de ellos, hermano, no seas tú tan desgraciado que te halles a gusto en medio de los charcos inmundos. Sé un espíritu selecto que goza en medio de las cosas bellas, limpias y puras. Cuando te enfrentes con un espíritu que no le causen asco las cosas putrefactas, aléjate, porque las tinieblas han hecho presa en él, y anda ciego, sordo y nudo. Contempla siempre cara a cara lo bello del mundo, que es todo lo creado por Dios, y huye de todo lo que hallan bello los seres terrenales con un espíritu mundano. Son gusanos que esconden toda la podredumbre que lacera sus cuerpos, son sepulcros blanqueados por fuera. Huye antes no te lleguen sus microbios, que para ellos el Tribunal Supremo será riguroso, pues no se contentan con reírse de las Leyes de Dios, sino que desean arrastrar y hundir con ellos a otros seres. Si en alguna ocasión quieren hacer presa en vosotros, reclamad enseguida a vuestros guías protectores, que ellos siempre están dispuestos a entablar batalla contra los espíritus del mal.

  Ya que lees la presente obra, hazte el propósito ahora que se te revelan las grandes verdades hasta donde pueden alcanzar a comprenderla los seres terrenales; hazte el propósito, repito, de seguir con amor y caridad Sus Leyes y enseñanzas, y así ya poder beber de la fuente clarísima directamente. La blanca paloma de la Paz te dará la mano si así lo deseas, para llegar prontamente hasta el manantial del Amor Divino.