09 ¿YA SABES QUIEN FUISTE?

  ¿YA SABES HERMANO QUIEN FUISTE Y QUIÉN ERES?

 ¿Ya sabes hermano quién fuiste y quién eres? Para que sepas lo que antes fuiste, hoy has venido a rectificar. Tú mismo lo has pedido el ser lo que eres, pero lo que no pediste es el no comportarte con tus semejantes con el amor que merecen. No olvides que sois hermanos todos y como tal, quiere Dios que os améis. Este es el mandato que hace a todos sus hijos.

   Tenéis que saber hermanos que no estáis en un paraíso, sino que habéis bajado al destierro por no haber cumplido esa Ley Universal, cuando por otros mundos pasasteis y no supisteis dar a vuestros hermanos un apoyo cuando cae, una luz cuando va a ciegas, y el amor ha de flotar para todos y entre todos; eso es lo que ha de cumplir el espíritu que está de paso por la Tierra: y cuando estés limpio de tus imperfecciones, podrás cambiar de morada cuando dejes la materia.

   Enmienda espíritu terrestre, procura no dejarte arrastrar porque todavía haya residuos de ayer, no te vayas con orgullo, porque si no estás preparado para irte de cierto grado, habrás de bajar al centro a donde todo es lodo y estarás metido en él, y cuánto os falta para llegar a adquirir el grado que os corresponde para no volver.

   Ya veis hermanos cual es vuestra situación con vuestro modo de proceder: no estáis preparados para habitar en los primeros mundos de ascenso, allí reina la paz y el deseo de ayudarse, no existe el yo primero y yo tengo la razón, porque allí la tienen todos, son todos para todos.  Procurad de llegar a esa perfección y poder habitar esa mansión que os espera. No sigas obcecado porque tendrás que volver otra vez a este planeta en el que te has estacionado, por no saber desprenderte del orgullo que constantemente te acompaña. Sé valiente para separarte de él, yo te ayudo en los momentos que tú mas necesitas y te aconsejo con un toque muy profundo; cumplimos una misión, vosotros cumplís la vuestra. Mis consejos van con amor y son para todos. Estudiar en ese amor para que lo comprendáis, porque aún no sabéis como lo habéis de llevar a la práctica, y en cambio, todos os creéis cumplidores, porque cumplís una parte de esa Divina encomienda.

   Cuando venís al destierro todos prometéis cumplir, y luego os olvidáis de la promesa que hicisteis. No pensáis más que en materia y aquí la habéis de dejar. ¿Sabéis acaso hermanos quién os dio, y a donde pasa esa alma, que no ha de quedar aquí cuando deje el cuerpo? Por más que os lo propongáis no evitaréis la tragedia cuando tenga que venir; meditar quién os la envía, sois vosotros quien lo hacéis. No dudes que la Justicia de Dios es exacta y que a todos nos da lo que en Justicia nos cabe. ¿De qué te quejas hermano, si estás cancelando lo que de malo hiciste, y volverás a pagar lo que en esta hagas a tus hermanos? Piensa por un momento quién te dio esa alma, y verás cómo sacas lo que hasta el presente fue para ti una carta cerrada. Si, Dios existe y te da todo lo que necesitas, si no fueras avaro para llevarte la parte que corresponde a tu hermano. Ya ves que el mucho tener no os da la felicidad.

   Acuérdate hermano de cómo has nacido, y también morirás, y con esto tú verás que Dios es Justicia Infinita. El no hace diferencias, nos las buscamos nosotros en nuestro modo de actuar. Todos son para EL lo mismo, por eso no hay nada casual, es todo dirigido por otro hermano vuestro, que es el ángel de la guarda que todos lleváis a vuestro lado. Todo bajo una dirección, la de Dios Padre, creador de todo el Universo.

   ¿Y qué pensáis de nuestro Padre Creador, de Su Grandeza infinita, de Su Bondad y Su Amor, para crear un destierro con tantas iniquidades, y con tantas diferencias en las escalas sociales y en el modo de sufrir? Meditar por un momento, ¿Cuál sería la Justicia de Dios, el por qué unos tan humildes y otros tan potentados cuando vienen a nacer? A unos todo les va bien, a otros todo les va mal. Dios no hace diferencias con toda su creación para que se lo atribuyáis. A sus hijos perversos les da oportunidades, para que por medio de volver a nacer paguen lo que deben. Aquí está bien claro las escalas sociales, el por qué pasáis esas contrariedades. Así el orgullo, egoísmo y vanidad, se sustituyen por el amor, paz y caridad. La materia es la causante de arrastraros al vicio, tenéis que dominarla si queréis progresar y este segundo atributo Paz, os lo hará realizar si lo sabéis practicar.