11 El puesto que a cada cual corresponde

SI ESTUVIÉSEIS EN EL PUESTO QUE A CADA CUAL CORRESPONDE

  Si estuvieseis en el puesto que a cada cual corresponde, no tendríais en la vida tantos altercados y desobediencias y sabríais mejor respetaros. No queráis salir del lugar que a vosotros no os corresponde, porque os domina el orgullo, y nada más querer ser todos los primeros, y en la Tierra cada uno lleva su progreso y su misión a cumplir, por eso, no rechacéis el puesto que a cada cual corresponde, porque si aquí tenéis miedo a quedaros detrás, cuando dejéis vuestra materia, vendrá la humillación por parte de vuestros hermanos libres, y la tendréis que afrontar, porque verán que os fuisteis sin terminar de hacer lo elegido. No dejéis de acatar aquí en la Tierra cuanto os toca, que hay muchas formas de pagar la deuda que motivó vuestra venida aquí. Y no penséis que estáis libres de ello alguno, porque la Justicia de Dios no falla como la vuestra. Si cada cual pensara que mientras paga es porque debe, no se sublevaría tanto cuando se le presentan cosas desagradables; y en lugar de pasarlas como cosa vuestra, muchas veces os asoma el orgullo en todo su esplendor. Yo os pido hermanos míos que cambiéis de modo de actuar, que estáis retrasando vuestro progreso, y el tiempo pasa y tendréis que dejar el cuerpo sin haber terminado vuestra pulimentación.

  Vuestros guías os ayudan para que así lo comprendáis y hagáis una rectificación radical y no volver a reincidir en el mismo tema y solo así iréis separando de vosotros trocito a trocito lo que tanto os pesa y os impide elevaros. Limpiar vuestras mentes como limpiáis vuestro vestido y estaréis preparados para recoger toda la pureza que dimana del Padre, que ha de ser ese contacto Divino por medio del guía. Por eso habéis de llevar el pensamiento al Padre para comprenderos con el hermano que os dirige.

  No son pompas de jabón que se disuelven en el aire, vuestras obras que son densas y pesadas y que no se pueden disolver. Quedan a vuestro cuerpo pegadas y son las que os impiden vuestra comprensión cuando están cargadas de materia (esencia de materia). Cuán diferente le sucede al humano cuando actúa espiritualizado y piensa bien antes de obrar y lleva su pensamiento a lo Infinito. Con esto hay bastante para hacer el bien y no dar a nadie lo que para él no quiera. Los que así obran, el peso de su cuerpo ya no les pesa, es flexible porque va dejando la materia (esencia de materia) y domina más la esencia. Esto es posible que sea en todo ser humano que actúe como te he mencionado, porque el Padre no excluye a ninguno de sus hijos de que hagan los merecimientos para acercarse a EL y eso es lo que EL desea, que esas almas encarnadas vuelvan a su origen a disfrutar de Su presencia, que es la más grande ambición a que aspira el alma. Ten presente que ella está en tu cuerpo para inducirte al bien, pero tu espíritu cargado de materia no le deja expansionarse a gusto de ella. He aquí tu indecisión cuando te acusa la conciencia, ella está de acuerdo con lo que tu ángel guía te aconseja, pero ese yo que todos arrastráis es el que manda en la mayor de las ocasiones y no permite que tu materia sea ágil y flexible.

  Esto te explica claro, cómo el que cumple la encomienda Divina en su mayor parte, ya disfruta también en parte aquí en la Tierra y mucho más cuando se ausente de ella.

VIERTE LOS RESIDUOS RECALCINADOS QUE EN TU MENTE QUEDAN DE TANTO DARLES CALOR Y COBIJO, PARA DAR ENTRADA A OTROS NUEVOS PENSAMIENTOS, QUE HAN DE DARTE VIDA A TU MISMA VIDA.