15 BUSCANDO AL PADRE

  Buscaba al Padre una vez para pedirle consuelo a las penas que pasaba, y me encontré que tenía a mi ángel de la guarda que ya me lo estaba dando, sin haberme dado cuenta.

  Buscando al Padre aprendí, hacer bien a los demás, y ahora me encuentro a Su Lado sin haberme dado cuenta. Medita hermano querido si es tu deseo el venir, porque si te lo propones seguro que lo conseguirás.

  Aquí es todo delicias como penas en la Tierra, mira si hay diferencias porque no queréis cumplir. ¡Ay, hermanos! si supierais el bienestar que aquí reina, seguro que cumpliríais.

  Qué Padre más Caritativo, que nos pone a nuestro lado a esa guía, para que nos proporcione a las penas el consuelo y nos acompañe en la Tierra a pagar lo que debemos; y si meditáis os será fácil comprender, que si Dios es Amor y que por el nos crea, también es Justicia, y no os puede perdonar el agravio que hayáis hecho a vuestros hermanos, por lo tanto a cada uno le da lo que se merece; y sabríais que estáis aquí pagando lo que debéis. El por qué lo estáis  eso os preguntaréis y no entenderéis, pero yo os digo: estáis aquí por ser orgullosos y pensar que erais más que los demás. Todo lo que aquí tenéis en penas y sufrimientos, fuisteis los causantes vosotros de hacerlo a vuestros hermanos. El Padre de Amor os manda consuelo y a vuestro guía, para que os ilustre en la verdad y llevar las penas con más resignación.

  Cuánta ignorancia que llevan mis hermanos en la Tierra por no saber la verdad, y si piensas un poco por ti mismo lo verás. No te pido que me des, ni que practiques lo mío, sino que ames a tus hermanos y solo así vencerás las barreras que te han puesto y que tú has de quitar.

  ¿Has pensado en todo lo que te espera si has sabido cumplir ese mandato Divino, y donde irás si no cumples? ¿Acaso tú sabes algo de lo que viene después?, mira que el tiempo es corto y tienes que saber más de lo que hasta ahora te han dicho. Esto es para que despiertes y así darás la verdad que has tenido oculta y no dirás, por qué sufro tanto, por qué he de ser el que pase tanto.

   Todo lo que aquí tenemos en penas y sufrimientos, fuimos los causantes nosotros de hacerlo a nuestros hermanos. El padre de Amor nos manda consuelo y a nuestro guía, para que nos ilustre en la verdad y llevar las penas con más resignación.

   Medita hermano de lo que te digo, esto es para que despiertes y así darás la verdad que has tenido oculta y no dirás, por qué sufro tanto, por qué he de ser el que pase tanto.

Dame la mano y no temas,
que me tienes a tu lado,
para ayudarte a pasar
el puente hasta el otro lado.

 Cuando tengas que llorar,
no te preocupe el por qué,
que yo siempre velaré,
para llevarte consuelo.

 Dame la mano y no temas,
que soy tu ángel y te guío,
has frente a la adversidad,
para cumplir la misión
que tú mismo te elegiste.

 Qué te importan los pesares
si me tienes a tu lado,
para ayudarte a pasar,
el puente hasta el otro lado.