18 SI ESTAS, ALMA, EN UN DESTIERRO

  Si estás alma en un destierro, y no sabes por qué lo estás, has venido al viejo mundo a redimir tus pecados o mal proceder, por eso ves diferencias en las escalas sociales, no porque tú creas que has venido con más bienestar; es porque tú lo has pedido antes de venir a encarnar. Todos lleváis a vuestro lado a un hermano que os guía y os ayuda a cumplir aquello que cada uno eligió. Antes de venir el espíritu a coger esa carne o cuerpo, tiene deseos de poder dejar este destierro al que pertenece y se ha hecho acreedor, y por eso hace un pacto con su ángel guía protector, para que por medio de las contrariedades, pueda darse cuenta de que hay algo más que os veda vuestros deseos, y según ha sido el pacto, así es más o menos contrariado.

   Si supieras con cuanto amor crea Dios al humano no pensarías que El puede castigaros; solo pensaríais en cumplir el mandato para estar cerca de El. ¿Qué es el humano y qué sería todo si no estuviese bajo las Leyes de la Justicia del Padre? Todo rige con exactitud y todo tiene a su debido tiempo el progreso que debe. El humano es el que con más lentitud progresa, y ahora me refiero al espíritu que es al que van dirigidas estas lecciones.

   El progreso material sigue su desarrollo, pero el del espíritu es muy lento. No procuráis de investigar lo que hay acerca de Dios, os conformáis con creer que existe y que podéis pedirle en los momentos de atribulación y yo os pregunto: ¿qué concepto tenéis del saber de El, si no os preocupáis de investigar por vosotros mismos referente a esa Potencia Creadora, que todo marcha bajo SU Voluntad? Cuando ha de haber alguna transformación de progreso o alguna hecatombe, según vuestro lenguaje, nadie la puede detener porque así El lo decretó por creerlo oportuno, siempre con un fin de progreso del humano; pero tú sigues impasible a pesar de que tienes motivo para meditar, porque sigues con tus creencias hereditarias sin que por ti trates de ver la verdad que puede tener. Te conformas con seguir lo que otros hacen sin pensar que si ellos van equivocados tú también te dejas arrastrar por la misma corriente, y cuán poco adelanta el espíritu; siguiendo el cauce del río irá a parar al mar de las pasiones. Has de tener deseo de investigar por ti mismo, en lo que tiene reservado tu espíritu después que deje la carne, porque entonces ya no será tiempo de rectificar de tus equivocaciones, tendrás que empezar otra vez a recorrer el mismo camino.

   Aquí solo viniste a enmendarte de tu modo de proceder en otras “encarnaciones”, que es el único medio de cumplir tu debe, por medio de “estas”, pero tu voluntad y deseo de saber, mucho te han de ayudar a encontrar la verdad y saber el origen de tu vitalidad. Esto es de lo que te debes interesar, por saber qué es lo que pertenece a tu espíritu, porque tu carne ya lo sabes, un transito más o menos corto y aquí se termina todo, por ser esta creada por los hombres en la procreación, pero el espíritu-ser es esencia de Dios y por eso su misión es volver otra vez a El.

   Yo no te hablo del cuerpo me refiero a tu espíritu o vitalidad o alma, como lo quieras llamar, que es el que anima la carne porque sin él no tendría forma, no tendría vida, ni tampoco inteligencia. Date cuenta hermano en la procreación, como tú no traes hijos cuando quieres sino cuando vienen; por lo tanto, no todos los que quieren tenerlos lo consiguen y otros tienen más de los que desean. Esto son esas pequeñas o grandes contrariedades y que vosotros no podéis evitar porque hay ese algo que vosotros no sabéis y tampoco os preocupáis de saberlo.

   Cuantos hay que, cuando no le van las cosas como desea, piensa que Dios es injusto al mandárselo, cuando El, no se mete con nadie, pero como es Justicia Infinita tiene que dar a cada uno lo que se merece; el que daño hace vuelve a pagarlo, pues si no fuese así, ¿cuál sería la Justicia del  Padre? Todos están en un lugar análogo a su delito, o sea que cada cual ya elige a donde quiere tomar la materia, y si mucho recargo trae, pide naciones o regiones de más sufrimiento. Retén bien en tu mente querido lector que no hay nada casual, todo está de antemano premeditado; ya te dije y te recuerdo, por más que os lo propongáis no evitaréis la tragedia cuando tenga que venir.

   Cuántas cosas bellas que tú, hermano, ignoras y solo con un gran deseo de saberlo lo conseguirás y entonces tu espíritu se solazará y dará gracias al Padre de saber la verdad. Pídele fuerzas para que te deje comprender esta lección y puedas saber lo que hasta aquí ignorabas.