19 Has de pasar por lo que has pedido

QUIERAS O NO HAS DE PASAR POR TODO LO QUE HAS PEDIDO

  Quieras o no has de pasar por todo lo que has pedido y no te debe de apenar pagar cuanto debes, mira que a eso has venido, acabarte de limpiar y no a ensuciarte más, por eso yo te aviso que lleves las penas resignadamente que son para ti y nadie te las pasará, y cambies el rumbo en tu modo de actuar. Mira como progresan las cosas materiales y tú has de ir a tenor de ellas en tu progreso; sigues adormecido como antaño y el progreso del planeta te hará despertar a la fuerza si tú no quieres hacerlo por voluntad.

   Vino nuestro hermano Jesús hace veinte siglos a avisar al mundo que iba equivocado, dejó las enseñanzas que vino a traer para que la humanidad se redimiera, se mejorara, y seguís si cabe con más materialismo, puesto que antes eran los fuertes los materialistas, y ahora sois todos los que podéis serlo, todos los que no les acucia un dolor que les distrae de su materialismo; por eso, como las Leyes dadas por el Padre se cumplen y no queréis hacer ese progreso que debíais haber hecho, la Tierra pasará por un cataclismo que por lo doloroso os hará despertar y para algunos demasiado tarde, y a pesar de haber dejado la materia seguirá su alma sufriendo igual, por seguir con la misma obcecación como cuando tuvo vida corpórea, porque no alcanzó el adelanto en el saber ni en el cumplimiento, que son los que dejan el próximo bienestar.

   Cuán equivocados vais al pensar que cuando uno deja la materia ya descansa y es precisamente cuando empieza el verdadero dolor para los que no cumplieron, porque le presentan sus cuentas y ve que pudo haber hecho mucho de lo que no hizo; solo pensó en él y en sus lazos familiares y para los demás no fue capaz de evitar un ay.

   Medita, reflexiona estas lecciones que te doy; por todos los medios propóntelo que la voluntad que pongas y la ayuda que recibirás de tu guía protector te harán ir por el camino que has prometido seguir antes de venir aquí. Tu consuelo será siempre acercarte al que sufre y tal vez más que tú, y si sabes ayudar a pasar las penas de tu hermano, se mitigarán las tuyas. ¿Has pensado cuánto sufre el que está aislado y no tiene las comodidades propias de su edad?, ¿has pensado que hay momentos en la vida que es la serenidad la que encauza el camino a seguir? Por qué te revelas hermano, que en este destierro estás, si no tuvieses causa no estarías aquí; siempre te crees que tu pena es la peor, y esto es como el dolor que no hay ninguno igual y es porque no miras con ojos de misericordia los que pasan los demás. Aquí tienes un gran estudio para que veas como se manifiestan los acontecimientos y vienen sin buscarlos ni esperarlos. Todos tenéis una dirección que os indica el camino del acatamiento, no el de la sublevación, no te separes de esa dirección porque te perderías; este es el caso del ser que está en este destierro.

   Por el camino que vas tu mismo te lo elegiste, por eso lo has de pasar cueste lo que te cueste. No te importen las humillaciones que eso es todo terrenal y así sabrás conquistar el halago espiritual; no te amilanes hermano, que tuya será la palma si tú sabes desechar, sin despreciar a tu hermano. Hazte tuya la inmutabilidad, y esta te ayudará a pasar tu camino, separando la cizaña y no puedas tropezar. Si andas con valentía siempre tendrás mi ayuda pero no vuelvas la vista atrás y así sabrás dispensar las ofensas que te hicieron. Esta es tu labor, este es tu camino.

   Para que sepas amar sin recordar lo pasado, tienes que trabajar mucho en el campo espiritual, que tiene mucha extensión. El trabajo que has de hacer, ha de ser en beneficio de tus hermanos, que como tú desterrados están; también puedes hacerles una gran caridad a los libres de cuerpo, que son las almas que nunca les dijeron, o que no creyeron que al dejar su cuerpo seguirían viviendo esta vida eterna.

   Cuanto más importancia des a las cosas materiales, menos comprenderás las espirituales; deja lo material y practica con amor lo espiritual, que es el mejor tesoro que puedes guardar; trabaja con valentía para tu comprensión, que el tiempo se acerca y vienen acontecimientos que son de lección y de hacer pensar, que esta vida es pasajera, de placeres y sufrimientos.

   No te acobardes que la cuesta que has de subir no es muy empinada; si miras la de tus hermanos verás que los hay mucho peor, y experimentarás con gozo que ya te falta poco para llegar a la cumbre y desde allí contemplarás lo que has andado y por la altura que hayas alcanzado tendrás el premio, porque el Padre recompensa a todos sus hijos que han sabido cumplir lo que les mandó, por su propia voluntad.

   Es la flor más cotizada la más difícil de cultivar; así eres tú para el hermano que te dirige, que cuanto más difícil tienes tu problema de resolver, más valor tiene, porque no todos saben vencer las pruebas que les ponen, pero tampoco tienen mérito sino saben sacar la prueba del examen. Cuanto más difícil sea, más sobresaliente sacarás, y más méritos tendrás. Aplícatelo a la vida espiritual, cuanto más sepas soportar las grandes contrariedades por tu humildad, más grande será la recompensa que recibirás. Mi consejo es que seas fuerte para vencer.

     Todo lo creado por Dios tiene su progreso, esta es Ley de Vida y tú perteneces a su creación.

NO TE INMUTEN LOS TRIUNFOS DE LA TIERRA QUE ESTOS PRONTO SE TERMINAN, TRABAJA PARA ALCANZAR LOS QUE UNA ETERNIDAD TE HAN DE DURAR.