20 DIOS ES TODO LUZ

   Dios es la Luz más pura que puedes hallar en todo el universo, y es visible para todo aquel que sea obediente a Su Ley de Amor universal, y cuanto más la cumple, más cerca de El se encuentra.
   Dios es todo Luz y resplandece como el Sol en día de primavera, no lo busques de otra forma porque no lo hallarás, es Esencia, es Amor, Paz, Caridad, Bondad, Misericordia, Justicia e Inmutabilidad. Estos son los Atributos que posee, procura no olvidarte de ellos si quieres llegar a El, ya que antes los habrás de practicar, pues nada de lo que eres serás mañana. Solo lo que esencia es llega al Padre, todo lo que es materia queda en la tierra y si tu espíritu está materializado en demasía, aquí quedará pegado a ella y no se podrá elevar porque sus imperfecciones se lo impedirán. Solo la esencia es la que sube y se eleva, por lo cual, has de perfeccionarte, sacar de ti esa tendencia al materialismo y así, sin que te des cuenta, te irás esencializando y ese día que ha de llegar ya no te dará mucho miedo; solo la materialización os tiene pegados a la Tierra, es un perder tiempo los que no cumplís en esta existencia, y cuán acomplejado se sentirá tu espíritu cuando lea en el “Libro de la Vida” que nada ha pagado de lo que debía, y los hay que aún se van más adeudados, y esto depende de cómo y en que forma prometieron cumplir; si pactaros con su guía.

   Esto para ti todavía es complejo, por ser muy extensa la vida del espíritu y cómo se desarrolla tan diversamente, que ya lo ves por ti mismo, cuando estando encarnado, cada uno actúa diferentemente, por ser diferente lo que cada cual pidió y las facultades que le concedió al ángel que lo dirige, para que le obligase a seguir el camino que él se eligió. En esto verás que lo que a unos les está vedado, otros lo hacen sin dificultad. Sigamos con las primeras lecciones que como verás, la base es el cumplimiento a la Ley Divina Universal de no hacer a nuestros semejantes lo que no queramos que ellos nos hagan a nosotros, y hacer con todos sin excepción, lo que quisiéramos que ellos nos hicieran en igualdad de circunstancias. Obrando así, en ti sentirás la paz y calma que es el premio a ese bien hacer, a ese cumplimiento a la Ley del Padre y que nos encarga al salir de Su Lado cuando somos creados.

   Estás resignado al sufrimiento y a seguir a oscuras en tu saber y a tropezar una y otra vez, por eso llevas siglos transmigrando por este destierro sin que te acuerdes de tu pasado. ¿Por qué no procuras estar alerta a cuanto te digo y examinarlo si deseos tienes de saber más? Sólo sabiendo la primera lección, podéis pasar a la segunda cuando estudiáis en los colegios materiales, y en lo espiritual pasa lo mismo, hay las mismas graduaciones. Por lo tanto, las categorías las divide el saber; esto en lo material y en las Leyes de Dios las divide el estudio espiritual y el cumplimiento.

   Retén en tu memoria el cómo podrás acercarte a Dios, y conocer todo lo que a El pertenece, tú que vives la vida sin acordarte de El, nada más que cuando te conviene, o bien cuando hay alguna fecha que celebráis en la Tierra que lo representa y Sus Leyes las desconoces. ¿Cómo las vas a cumplir? ¿Cómo quieres verlo espiritualmente si estás tan distante de El? Vives la vida material en todo su auge y nada haces para vivir las cosas que a tu alma corresponden. Estáis apasionados por las riquezas del cuerpo, sabiendo que nada te llevarás de ellas. Con cuanto amor te avisa tu ángel guía para que no vayas al desenfreno viviendo vicios, pasiones y solo materia. No quieres oír esa voz interna, sabiendo que estás viviendo una vida pasajera y que después de esta te vendrá otra y será de cómoda y de bienestar según lo que tú haya ganado.

   Despierta hermano de tu letargo y sabrás dar al Cesar lo que de él es, y a Dios lo que a El pertenece que equivale a decir, dar al cuerpo para su sostén y a tu alma lo que la ha de hacer elevar a mundos que te han de maravillar. Tomar por ejemplo la Tierra, que a pesar de ser un mundo bajo y de expiación, en todo lo creado por Dios mirar que perfección. Ahora pensar en los que son de recreo, para los que saben cumplir. Me refiero a los de ascenso, pues los de descenso cada vez son peor i de más oscuridad, hasta llegar a no poder ver el astro del Sol. No lleguéis a eso.

   Cuando te hablo de mundos de Luz y de oscuridad, puedes pensar que quien te da estas enseñanzas es un soñador y crea fantasías, por ser esto nuevo para ti. Si has vivido y lo estás haciendo en la ignorancia y te conformas con lo que hasta ahora te han dicho los astrónomos, que bien poco es, porque lo han visto con los ojos del cuerpo, y las cosas de Dios tenéis que verlas con los ojos del alma, que son para los que no hay fronteras, aunque para eso te hace falta cumplimiento, el dar a tus hermanos aquello que te gustaría que ellos te diesen a ti en igualdad de circunstancias.

   Confórmate con lo que a ti pertenece en todos los sentidos, que cada cual viene a pasar lo que él pidió y si te has de traslimitar en algo, sea en el bien hacer, nunca en el mal, porque tendrás que volver a empezar y seguirás en tinieblas y te ausentarás de esa Luz tan pura que irradia Dios por todos los mundos. Solo el amor que sientas hacia tus hermanos te permitirá ver de cerca la pureza de esa Luz, y para eso has de ir poco a poco acercándote a Ella para que puedas resistirla, pues si tal como te encuentras ahora te la presentaran, quedarías cegado por mucho tiempo. Solamente el incumplimiento te separa de ella. En ti está el acercarte o separarte.

   Comprendo que estas enseñanzas a algunos de vosotros os dejarán perplejos, otros de momento las desecharán y otros las abrazarán como lo harían a un ser querido, todo dependerá de cómo te desenvuelvas en tu creer y tu preparación a comprender las cosas de Dios y las del espíritu. Si eres persona materializada en demasía, te costará de asimilar y menos de preocuparte en hacerlo, pero yo te aconsejo que no lo desdeñes, piensa que el saber nunca está de más y en el mejor momento lo puedes necesitar. Todo cuanto te digo es en tu beneficio, esto lo hago por el amor que siento hacia los desterrados y para que puedan dejar de serlo en un día no lejano, cuando dejes tu cuerpo y tu alma pueda remontarse a otras esferas donde se respira amor entre todos. Esta alma, sigue y prosigue después de la muerte; ella es tu vida, tu inteligencia, es el todo. La materia solo te sirve para que tu espíritu se desenvuelva y pueda demostrar ante Dios que supo amar a su paso por los mundos que recorrió. Es una semejanza de lo que pasa entre vosotros, que no todos sois delincuentes para ser recluidos en lo que llamáis cárceles o penitenciarías.

   Esto es hermano mío lo que te deseo, que sepas aprovechar estas lecciones que te da un hermano que hace siglos salió de la Tierra y que os tiende la mano para que vosotros os podáis elevar como él al dejarla, y entonces veréis desde la esfera que paséis habitar, la oscuridad que hay en este planeta que habitáis.

   Os repito que es maravilloso conocer la vida del espíritu, desde que es creado hasta que se acerca a Dios, ya esencializado, pasa por muchas fases y mundos. Para muchos es un recorrido muy largo, para otros no lo es tanto porque supieron cumplir, sin tener necesidad de bajar al destierro a repetir la reencarnación. Abrevia tu estancia en este planeta, cumpliendo el mandato que el Padre te dio, porque tu alma tiene prisa de acercarse a El, que es de donde procede, y que es su verdadera patria a donde todos habéis de llegar más tarde o temprano.

   Es un lucero la Luz que os manda el Padre a este planeta, que da vida y calor y motivo a meditar, si quisieras investigar de dónde procede y con qué objeto viene a vosotros. Viene por el Amor que Dios siente por sus hijos. A daros fuerzas para vuestra peregrinación por el planeta Tierra, que os corresponde por vuestro cumplimiento, y cuando más lo iréis practicando, más grande será la Luz que alumbrará el mundo que pasaréis habitar. Ya veis que bellos los Atributos que el padre posee. Por el de justicia te concederá ese ascenso por no dejar sin premio al que se lo ha sabido ganar. Estimúlate en este deseo que para ti también habrá premio. Esta lección medítala detenidamente antes que des el fallo.