23 PEQUEÑO SERÁ EL JORNAL…

PEQUEÑO SERÁ EL JORNAL CUANDO PEQUEÑO SEA EL TRABAJO

  Pequeño será el jornal cuando pequeño sea el trabajo, y más pequeña la recompensa si no te acompañan tus buenas obras. Si supieras que aquí estás pagando condena en este mar de lágrimas, por no haber cumplido en otros mundos esa encomienda Divina que el Padre nos da cuando salimos de Su Lado y conocieras el bienestar que en otros te espera, no darías a tus hermanos lo que para ti no quieras, que esta es la mejor forma de saber si obras bien, y entonces podrás salir de este mundo de pasiones y malas inclinaciones.

  Si das gustos a tu cuerpo, no te olvides de tu alma que ella también los necesita y se alimenta con las cosas espirituales; te preguntarás, ¿cómo he de hacerlo? Yo te lo diré: El alma viene de Dios y necesita de las cosas Divinas para su disfrute; procura que no le falte ese riego celestial que es como decirte que pienses en ese mañana, que tienes que dar tus cuentas a ese Padre Creador; dale un poco cada día de ese alimento Divino, para que pueda limpiarse de impurezas y de cosas que solo sirven para la Tierra. ¿Sabes hermano mío cual tendencia le agrada?, es que practiques el amor con tus semejantes, ella sale del Padre de Amor y quiere volver a El, tiene prisa de hacer el recorrido que debe de hacer antes de llegar a la morada de ese Padre Creador. Cuando te incline al bien no te resistas que estás trabajando solo para ti, y no siempre tendrás tu cuerpo, hazlo también para ella, sino será pobre y mísera y esa alma serás tú y verás como otros que supieron vencer a las pasiones del cuerpo y ponerse en lugar de los demás, ellas escalan las cimas y van a por la Luz que supieron ganar, mientras tú seguirás en tinieblas y por cuanto tiempo.

   Tú tienes la palabra, según vayas cumpliendo ese mandato Divino de no dar a los demás lo que para ti no quieras, irás sacándote las imperfecciones. Si obras así y también atesorando las riquezas para esa alma, darás gracias a Dios de haber sabido vencer el orgullo, egoísmo y vanidad, que es el que te tiene en tinieblas.

  Es un trabajo el que te proporciona una vida mejor o peor en lo material y según lo que ganes, así vivirás; también en lo espiritual, cuando más cumples más ganancia te llevarás para la morada espiritual. Has un repaso en ti, ¿qué haces tú para recaudar tal ganancia si no sabes enmendarte?, sigues con tanta lentitud que apenas si te mueves, y te sorprenderá el término de tu existencia y nada te podrás llevar. El que no cumple no cobra y cae en la penumbra de la oscuridad, como es el destierro para tu alma.

  En el ambiente en que vivas puedes practicar la encomienda y la misión que elegiste antes de venir a nacer; ésta fue la de cumplir a costa de lo que fuese, porque sabes que si no pides ayuda a ese hermano que es tu guía no progresarías, como en otras encarnaciones, que no supiste hacer lo que prometiste. Por eso hermano, el que te dirige, cuando te desvías del camino que tú elegiste te contraría, te da todo lo que cree oportuno para que medites el por qué tú pasas más penas que otros.

  Todos queréis cumplir al tomar nueva existencia y luego os olvidáis por dominaros la materia. Por lo tanto, tienes que ayudar a ese ser que vuelve a la vida a perfeccionarse porque así lo pidió, no le pongas trabas cuando sienta una inspiración, que viene a cumplir una misión y es de hacer bien y enseñar posiblemente lo que tú no sabes, para ejemplo de los demás, porque el tiempo en que está atravesando este planeta es de mucha expiación y vendrán luceros a iluminarlo y serán la antorcha que todos han de seguir para que no sucumban en la oscuridad.

  ¿Has pensado alma querida en el Amor de nuestro Padre Creador, de hacer llegar hasta ti estas bellas enseñanzas que no te dijeron o que no las quisiste oír? Yo solo pretendo ayudarte y te doy de nuevo oportunidad para que en ellas medites y no las eches en olvido y menos que las desprecies. No te pido nada que no sea amor con tus semejantes, que ya en otro tiempo lo dijo Jesús: Cuando sepáis amaros, ya seréis salvos de este caos que os encontráis. El, vino a unir a la humanidad y a cumplir una misión de enseñanza a los terrenales, como podían salvarse de vivir en tinieblas, enseñándonos a ponernos en lugar de nuestros semejantes cuando vamos a obrar, para que en otro día no lejano, puedan pasar a mundos de luz donde todo es comprensión y amor.

  El tránsito por este mundo es pasajero, en cambio otros son de vida eterna en ascenso constante hasta llegar al Padre. ¿Por cual te decides? Tú has de decirlo, y son las obras hermano quién hagan esa elección.

  Si con paciencia sabes esperar porque todo llegará, habrás ganado ya un paso que te conducirá al Padre. Has de trabajar mucho y ten paciencia, porque en el campo espiritual hay mucho que aprender, aunque ha de ser acompañado del cumplimiento, por ser esto la base primordial. Sin trabajo, no podéis los conocedores de esta enseñanza adelantar, si os quedáis estacionados; es decir, que podríais llegar a comprender lo que para el incumplidor es una carta cerrada; pero el que marcha por la senda que tiene trazada y deja limpio el camino, este va progresando y tendrá paso libre por el nivel luminoso.

   Procura cuando lo andes ir quitando los abrojos, que sea firme y seguro e irás acortando ese camino que tú solo has de pasar sin quedarte estacionado. Vale más ir despacio que no quedarse parado, y así yo te iré ayudando a que lo vayas andando y habrás hecho un buen trabajo y puedas ya no volver para pasarlo otra vez, que es lo que tu guía desea, el poderte enriquecer para entregarte la ganancia que tú te hayas sabido ganar.

   Procura dar buen ejemplo y no puedan censurarte, que es el mejor ejemplo que tu puedes dar, si con amor sabes comportarte, que será cuando todos quieran imitarte. Ya estás avisado con esta lección y no podrás decir nunca que no lo sabías. Dios todo lo oye, Dios todo lo ve, y por eso juzga con exactitud.

 DEJA QUE TU HERMANO SEA LIBRE DE PENSAR Y OBRAR, QUE EL FRUTO QUE COJA DE LA SIEMBRA A EL LE PERTENECERÁ, SEA BUENO O DE PEOR CALIDAD.