30 Si Dios nuestro Padre te da todo…

  Si Dios nuestro Padre te da todo cuanto necesitas para desenvolverte y sostenerte, ¿por qué te afanas tanto en acaparar más y en la mayor de las veces no te da la felicidad que tendrías si tuvieses menos, y esto solo te sirve para hacerte orgulloso y es precisamente lo que has de eliminar en ti? Cuánto sosiego experimentarías, si el tiempo que estás gastando en acumular materiales, llevases una vida de más tranquilidad; siempre estás al acecho de lo que te pueda dar mejor estar, y figurar más entre tus hermanos, aunque sea a costa de tu agitación, que esta eres tú quien te la creas. ¿Y en medio de este torbellino de ideas, eres feliz?, no, por haber en ti inquietud, porque siempre anhelas más. Y yo te pregunto: Si a pesar de todo no estás satisfecho, ¿por qué no procuras saber lo que tu carne llegará a ser, no obstante haberte preocupado tan solo por ella?, y ya sabes que esta nada es cuando tú la dejas, porque cumpliste el tiempo de tu misión en ella, y ese bienestar ha de ser eterno y aquí ya te dará paz y felicidad si te sabes conformar.

   Y a pesar que estás aquí por equis tiempo, y no sientes curiosidad, aunque nada más sea esto, ¿qué será de ti después que dejes tu cuerpo, qué esferas ocuparás, y qué te imaginas tú del gran Universo? ¿Sabes algo de quién fue su Creador, por qué te creó y con qué objeto, y en razón de qué estás aquí desterrado? Si no te preocupas de saber el por qué te llamas su hijo, y cómo es que estás tan distante de EL, es como decirte que a Dios lo tienes olvidado. ¿No has pensado un momento en tu padre material? Sí, el que creó tu carne puesto que tu espíritu-ser es creación de Dios y de este es del que estamos hablando. Sigamos con tu padre carnal: ¿acaso no procuras si eres un buen hijo acercarte a él y este acercarse a ti, tenerte a su lado y gozar de tu presencia?, yo creo que sí.

   ¿Has pensado que Dios también es nuestro Padre, ya que es el Creador de la vitalidad que son sus hijos, y que esta es la que prevalece por ser creación Suya, y que todo lo creado por EL nunca muere? Solo muere lo que es creado por el hombre. Sigamos: ¿tú crees que este Padre Celeste no les da oportunidades a todos sus hijos para que se acerquen a EL?, si así no fuere, ¿a dónde estaría Su Justicia y Amor?

   Cuanto os falta saber y qué equivocados vais siguiendo tradiciones, y cuanto atraso todavía llevan las almas que en este mundo Tierra se encuentran cumpliendo su misión unos, y otros pagando lo que deben, si no saben con humildad llevar a cabo lo que prometieron; mas esto lo harían con facilidad si supieran que después de esta vida les esperan otras hasta llegar a Dios en su Centro de LUZ. ¿Pero cómo vas a tener deseos de cumplir si crees que todo se acaba aquí?, coges la vida como un sediento un vaso de agua y de Dios solo te acuerdas y nada más estas por El cuando te conviene y le has de pedir. ¿Y como quieres que te dé bienes materiales si son los que te alejan de El, y por Su Justicia no te puede dar lo que no tengas ganado? Y a tu alma, ¿qué le das?, esta se asfixia entre tanto materialismo y solo cuando acudes a Dios despojado de materia porque necesitas de Su bálsamo regenerador, es cuando esta alma se expansiona porque le das lo que es de ella, y cae como rocío mañanero en sedienta flor.

   Escúchame alma que por el destierro vas en unión de tu espíritu a inducirle a que se regenere, ¿cómo no eres más valiente para hacer que este se despoje de materia y cultive las cosas de Dios? ¿Y qué proezas contarás cuando vuelvas a tu morada, del trabajo que aquí hiciste, de convencer a tu espíritu de que vas equivocado por el camino que seguía?, no ves que si te dejas arrastrar por las tendencias materialistas, tu Luz se volverá cada vez más opaca y perderá totalmente el brillo que tenía cuando salió del lado del Padre Celeste?

   Cada cosa cumple su misión en la creación del Padre, y la tuya, es de llevar a tu espíritu a que practique el amor, la paz y la caridad con toda la humanidad y con todo lo creado por Dios; esta es la misión del alma, ayudar al espíritu a regenerarse y puedan acercarse a Dios cuando se desprenda de su materia.

   Es a mis hermanos de la Tierra a quien quiero ayudar para hacerles despertar del letargo que llevan, por ir en este mar de pasiones como barco sin timón, y que es inevitable que ha de naufragar, siguiendo a merced de las olas hasta embarrancar. Si fueses pensador te detendrías a meditar: si hay un Dios Creador de todo lo creado, ¿a dónde está, y por qué yo no puedo verlo, siendo lógico que un hijo vea al Padre? A esto yo te contestaré para que no vayas en esa embarcación a merced de las olas y sin timón:

   Para saber de las cosas de Dios, has de hacer servir el pensamiento, eso es la meditación; todo lo verbal es materia y por consiguiente para comunicarse con los hombres, y mientras estés materializado no trates de buscar a Dios, porque no lo encontrarás, no lo comprenderás y no te podrás acercar a Su morada, ya que allí no existe materia, es todo Esencia, y espíritus esencializados que son los que llamáis santos, pero tú también lo puedes ser si cumples como ellos; estos pasaron por este planeta y te dieron ejemplo para que tú lo siguieses. Todos somos creación del Padre y por lo tanto sus hijos, y a ninguno excluye de Su Amor y Justicia. Por Amor crea nuestro espíritu-ser, y lo manda a recorrer mundos en todos los cuales toma encarnación, aunque no crea a sus hijos de Esencia Pura porque entonces todos serían Dioses como EL; y por su Justicia nos da lo que merecemos cuando transmigramos por toda la pluralidad de mundos.

   Somos creados de «materia etérea», y dotados de su esencia divina que es nuestra inteligencia o sea el alma, sin embargo como hay «materia» que es el «espíritu», por eso hay tendencia a dejarse arrastrar por esta; ahí está la lucha que todo humano lleva. El espíritu se inclina por las cosas de la materia, y el alma por las cosas de Dios, que quiere decir, cumplir para salir de la Tierra e ir escalando mundos hasta llegar a El. En todos vas ganando perfección y en todos ellos tomas cuerpo aunque más etéreo cada vez, o sea, más parecido al Padre; pero si no cumples vas descendiendo hasta llegar al destierro que es donde te encuentras, pero ten cuidado de ser rebelde aquí, pues hay otro peor que el que estás y puedes ser conducido a él y es el que habéis dado en llamar infierno, solo hasta que cumplas y humilde y sumiso te vuelvas; y tampoco hay fuego como te han dicho, sino muchas penalidades que te harán rebajar el orgullo y egoísmo que aquí no supiste desprenderte de él.

   Esta es la explicación que te doy, el porqué desde aquí no puedes ver a Dios sin haber cumplido Su Mandato al salir de Su lado. A nadie quiero herir, todos sois mis hermanos y a todo quiero y ese amor es el que habéis de saber repartir entre todos.