34 Cuantas rosas encontrarás…

   Cuantas rosas encontrarás en tu camino, mira bien como las coges para que no brote la sangre que será tu tormento. Ten paciencia y prudencia cuando te acerques a ella y sepas coger la rosa y saber hacer un ramo para que aspires el perfume sin clavarte las espinas. Esto es el trabajo que has de realizar para ser buen jardinero, pero ya lo sabes, no te precipites a coger el tallo sin ver las espinas. Esta rosa es la realidad que atraviesas; las contrariedades y penas, es el tallo con sus pinchos; y el saber cogerla sin herirse, es saber esquivar esas contrariedades que se te presentan.

   Despertar hermanos míos a esta realidad. Todas las penas que pasas son espinas más o menos agudas; pásalas como cosa tuya, no te reveles, no te precipites, porque las has de pasar y así pagar cuanto debes. Esto a ti te espanta y es porque no sabes que hay infinidad de mundos mejores, que todos están habitados por hermanos nuestros que muchos fueron desterrados como lo sois vosotros, pero que supieron cumplir antes que vosotros. También viven allí otros, que por su modo de obrar no tuvieron necesidad de ser desterrados. Son mundos de bienestar, no existen penas pero sí mucha paz y amor entre todos. Saben respetarse y así son felices porque se van acercando a Dios. Allí se practica el amor, la paz y la caridad, mientras aquí domina el orgullo, el egoísmo y la vanidad; y no podréis habitar en ellos mientras no hayáis eliminado de vosotros estas últimas tendencias. Hay mundos de ascenso hasta llegar a Dios en la Casa Paterna. Estos los recorremos cuando vamos cumpliendo, y los primeros porque no lo hicimos. Cada mundo que alcanzamos es de más pureza y de mejor estar.

   Cuantos desengaños que recibe el ser humano, y cuanto atraso que lleváis en el saber espiritual al dejaros arrastrar por las pasiones y no estimar con amor verdadero, pues entonces todos serían para ti lo mismo al no sentir más afecto por unos que por otros, así pues, de cuántos percances materiales os separaría y cuanto progreso alcanzará el que así se comporta. No mires las cosas con cristal oscuro, porque con tales lentes no las verás del color que son, sino del color del cristal que tú pusiste delante de tus ojos; por lo cual, es de mucha importancia desapasionarte antes de opinar.

   Sepas llevar con acierto el trabajo encomendado y no tires nunca a un hermano para ensalzar a otro, pues mientras así lo hagas, no verás las cosas con cristales que te hagan ver claro y esto para ti significa atraso, por eso, cuando existe el amor delante de vuestros ojos, siempre veréis las cosas del color que son, pero esto si tienes fortaleza para saber ponerte en el lugar de los demás lo conseguirás y hay un factor muy importante que es la humildad, para dar la venia a los demás y así también habrás dado un paso firme porque habrás evitado la discusión y habrás desplazado al orgulloso, pues lo que él desea es tener con quien serlo. Ya ves cuanta instrucción en esta lección tanto material como espiritual, porque cumpliendo la una se cumple la otra, y así nunca te verás envuelto en torbellinos de la vida material. Has de estar siempre atento al toque de alerta para que no tengas que arrepentirte; que te avisa cuando vas a obrar pero no lo oyes porque estás por las cosas materiales que siempre crean barrera entre las espirituales y si cumples las últimas, sin darte cuenta te vendrán las materiales.

   Yo te pido hermano que sepas ser buen jardinero, para que cojas las rosas sin que te hayas lastimado y habrás recorrido el camino que tú mismo te has trazado y sepas acatarlo. Coge lo que quieras, pero con amor te pido, que sepas hacer buena elección.