37 Cuanto más desapasionado estés

  Cuanto más desapasionado estés de los lazos materiales, más ganarás y con más acierto irás al opinar; esto tenlo siempre presente pues el que desprecias hoy, pudo haber sido ayer ese lazo material que tanto quisiste, ya que todos somos hermanos por ser creación del Padre todo cuanto existe; y cuánto se regenera el espíritu respetando a su hermano y siempre poniéndose en lugar de él, y cuánta falta cometéis cuando juzgáis, porque lo hacéis bajo el influjo de vuestro estado que puede ser acertado o no; ese es el estado de conciencia en los momentos de obrar.

   El ser humano tiende a inclinarse a lo material y éste no siempre está en estado de opinar con claridad al ser absorbido por ese yo imperativo que es oscuridad y en medio de esta nunca veréis las cosas claras y todo esto son imperfecciones que debéis eliminar antes de salir del mundo que habitáis; y cuán poco se piensa en ese algo que te espera después de dejar la materia que de la tierra procede y en ella se queda, y tu espíritu queda libre y se da cuenta que pudo haber progresado y no hizo nada porque las cosas de la materia le dominaron y no se acordó siquiera que dentro de ese cuerpo hay un espíritu y que este como creación de Dios a El tiene que volver pero libre de imperfecciones. Por eso, cuando vuelve el espíritu de nuevo a reencarnar, al no haber sabido por su cumplimiento salir del destierro, es cuando pide una existencia escabrosa y llena de «contrariedades», y por medio de ellas hacerse humilde y rebajar el orgullo, es decir, que no disfruta gran cosa y así medita, y «estas», son las que le hacen buscar la verdad de las cosas, y  Dios por Su Justicia le permite encontrar lo que en ella le cabe. Y si no dime, ¿no encuentras consuelo a tus penas cuando recurres a ese Padre de Amor y Justicia, cuando sumiso y afligido vas a El? Sí, yo te digo que sí, pero no vayas con altivez y orgullo porque entonces la petición que hiciste no llegará a El, se quedará por el camino y por lo mismo no habrá retorno de esa contestación, que es el consuelo que te manda.

   No des el óbolo para acallar tu conciencia, y porque así piensas acercarte a Dios, hazlo porque ella te dicte ese deseo de ayuda a tu hermano, que eso es amor y ésta sí será tu recompensa, ya que no será hecha por egoísmo de cobrar beneficios; tampoco lo des sin pensar a quién, porque también puedes hacer un holgazán y un orgulloso; estudia su caso y déjate llevar por la voz de tu conciencia que ésta siempre avisa, pero has de saber escucharla para no ir equivocado.

   Por eso os digo que no os salvará lo que practiquéis, sino el amor que en todo momento pongáis de manifiesto; mas todo buen navegante debe ayudar cuando surca los mares a otro navegante que no sepa existen escollos, para que su embarcación no zozobre; por lo tanto te quiero avisar para que hagas tu progreso sin embarrancar, por falta de no saber donde existen escollos y puedas cambiar el rumbo.

   Por buen navegante que seas, puedes sucumbir y caer al abismo del mar que vas navegando, si no eres fuerte para llevar el timón de tu embarcación. Esto es un ejemplo que te pongo: tú eres el navegante, espíritu que por el destierro navegas por un mar embravecido, procura ser fuerte para no sucumbir en el abismo de las pasiones y vicios, penas y contrariedades que son para ti; guía tu embarcación con rumbo fijo, sino me temo que no llegarás a puerto con el cargamento que es tu ganancia, y lamentarás después de haber sido tan mal navegante de no saber a donde tu barco pudo embarrancar. Coge fuerte el timón y déjate guiar por tu hermano para que esquives los escollos, que es la equivocación que puedas llevar. No creas que con esto trato de imponerte, todo lo contrario hermano, mi deseo solo es exponerte y avisarte como buen navegante, y como obligación que tengo de ayudar a mis hermanos, para que su progreso vaya como barco por mar en calma. Este es tu caso, procura indagar a dónde está la equivocación para que no sucumbas en esos escollos, y busca la verdad que te ha de llevar a puerto seguro y tu alma no sucumbirá en la oscuridad, pues ella, su deseo es ir donde hay claridad.

   Medita hermano en esta exposición que te hago, que para eso te la transmito si es tu deseo, y sujeta el timón de tu embarcación antes que la tempestad te arrastre, y te hunda en el abismo de tu ignorancia y la oscuridad que lleves por no saber la verdad.