40 ES EL AMOR QUE SIENTE EL PADRE

   Es el Amor que siente el Padre por todos sus hijos tan inmenso, que en lo material no lo podéis calcular, por no tener comparación en la Tierra, y todos lo habéis de sentir antes de llegar a El, porque nuestros hermanos que a tan alto grado han llegado, sienten por todo cuanto por el Padre es creado ese Amor, y a donde existe éste, ya no puede anidar el orgullo, el egoísmo y la vanidad, el rencor y la pasión y contra estos elementos son con los que habéis de luchar para empezar a subir el camino que cada uno ha de subir, y este lo realizaréis dando ejemplo de moralidad a los que os rodean y encontraréis el premio a la constancia en vuestro trabajo.

   La Justicia de la Tierra es puesta por los hombres y sólo aquí rige; y la de Dios en todo el Universo y que rige con mucha exactitud con toda su creación, pues a ella nada se escapa, todo queda registrado con la más rigurosa Justicia a favor o en contra, según sean vuestros actos y vuestra conciencia en los momentos de obrar. Por lo cual, como no todos son igual en el cumplimiento, tampoco todos ocupan el mismo puesto.

  Habláis de Dios y qué poco sabéis de El; solo pedirle cuando os hace falta y en la mayor de las veces estáis tan distanciados, y tan cargadas de materialismo vuestras peticiones, que es imposible lleguen a El, por ser Justicia infinita. Por tanto, a El te puedes acercar cuando sea tu voluntad, porque tienes libertad de acción; cuando quieras tratar a tus semejantes como hermanos que lo son, nadie te lo prohíbe, eres tú mismo quien te aproximas, o te distancias con tu orgullo, ¿y por qué, si todos estáis aquí por incumplidores en un mundo análogo a vuestro delito? Si la posición vosotros la pedisteis, y nada es vuestro porque en un momento dado todo lo podéis perder, ¿por qué crees que eres superior, si superior ante Dios es el que mejor cumple la Ley Divina, que es el más alto en progreso?

  Cuanta vanidad que llevas y no sabes que mientras la arrastres estarás estacionado, o bien irás para atrás en lugar de adelantar, y todo por la materia que en su día todos tienen el mismo fin, a la descomposición, y el espíritu que por culpa de estar pendiente de ella no pudo adelantar en su progreso, se encuentra en las mismas o peores condiciones que antes de tomar esta encarnación; a eso se llama estacionamiento, y el deseo del espíritu antes de tomar encarnación no es de estacionarse ni de ir para atrás, sino progresar, porque al estar libre de materia, le dejan entrever los mundos que si hubiese sabido cumplir podría habitar y en cambio tiene que seguir en la Tierra y en peores condiciones porque él mismo lo pide, para que el sufrimiento le ayude a su progreso.

   Si supieras que estos desdichados que hoy desdeñas por llevar una vida mísera que tal vez mañana puedas ser tú uno de ellos, cómo cambiaría tu modo de actuar y cuánto ganarías en progreso, pero esto lo has de sentir, lo has de hacer por amor no por recompensa. Así que has de estar atento a tu conciencia que ella te da el aviso cuando vas equivocado o bien cuando vas ajustado que es cuando sientes satisfacción de haber hecho un acto que a ti te hubiese gustado que hiciesen contigo.

   Para poder ver por ti mismo has de tener deseos de verlo claro y pensar y meditar en ello. Esto es tu trabajo y por esa misma Justicia recibirá tu mente comprensión y es importante para el ser humano saberlo, para que pueda corregirse de sus andanzas cuando vaya por el camino equivocado, mas para esto, te repito, has de tener voluntad y deseo de saber y entonces a tu mente le vendrá clarividencia para desarrollar las cosas que estudie y medite. Ha estado siglos el ser humano adormecido en creencias que poco le han aclarado sobre la finalidad de su origen, pero ha llegado la hora de que despierte a la realidad y sepa que en él palpita y le da vida, algo más que su carne y por ello se ha de preocupar.

   Es tu misión corregirte de todos tus defectos, no de acumular más; cada defecto que de ti separes será un paso firme que habrás dado hacia delante. Ves anotando todos tus hechos y los que no cuadren en el amor sepáralos de tí y esto también será otro paso bien ajustado, mas para poder hacerlo haz con ti mismo esa elección, debes de estar desapasionado, de lo contrario, no verás claro.

   Sepas ser juez de ti mismo antes de serlo con los demás, y así no opinarás tan fácilmente y esto también será un paso que habrás dado hacia delante, y es así como irás paso a paso subiendo la cuesta que es tuya y como no sepas hacerlo seguirás luchando, porque si bien lo examinas, eso es una constante lucha más o menos dura.
   Y ahora solo te recomiendo meditación para con acierto saques de esta lección la verdad que tiene.

A pesar que seas sabio te invitan los temas que proceden de una gran Sabiduría, la cual es todo Amor y Justicia.