42 ¿QUE ENTIENDES TU POR PAZ?

  Dime hermano terrenal, ¿qué entiendes tú por paz, y a tu juicio, cómo la has de practicar para que sea fecunda en hechos la palabra paz? Si la sabes crear, en ti la sentirás, porque adonde ella está se puede dialogar con conocimiento de causa y siempre se llega a razonar más. Hay entre los humanos un medio de comunicarse en el que tiene que dominar la razón, mas para que esto sea, hay que crear paz, nunca exaltación y así llegaréis a mejor comprensión en vuestro diálogo y esto es el modo de vivir en esa paz. Cuando así no es, que impera en vosotros ese yo que se llama orgullo y no procuráis desprenderos de éste, difícilmente la crearéis. No deis tanta importancia a las cosas de la materia y así no alteraréis la paz, ya que sin sentirla en vosotros, no podréis pasar habitar esos mundos que todo es paz y bienestar.

   Si con deseos de cumplir empleas la fortaleza, llegarás a comprender que sin estos elementos no pasarás la frontera que dividen esos mundos de Luz y paz, que disfrutan los hermanos que allí habitan, con la de este planeta Tierra, pues solo con amor y humildad lo realizarás, y si no lo conseguís en esta existencia tendréis que volver otra. He aquí, porqué el espíritu para poder rebajar el orgullo, pide esas existencias tan escabrosas y aquí veréis claro el por qué unos lo vienen a pasar peor que otros. Pero eso no sucede si has sabido escuchar la voz de tu conciencia, cuando te inclinas al mal y sabes a tiempo rectificar. Y es fácil saber si has ido acertado: el remordimiento que sientes en ti te indica que tus actos no van acertados, y es ese remordimiento el que no te deja de ser del todo feliz; pero si en lugar de este sientes satisfacción y placer, es que tú has hecho con tus semejantes lo que te hubiese gustado que ellos te hicieran a ti.

   ¿Tú sabes algo más, de quién te hace sentir ese remordimiento? Es un hermano que a tu lado llevas, que es quien te dirige, y aunque tú no lo creas por estar ignorante de cuanto te expongo, es quien te ayuda en muchos momentos de tu vida a desenvolverte y que quedas perplejo de cómo has resuelto esto o aquello, unas veces favorable a tu gusto, otras contradictorias, ¿por qué? porque él sabe muy bien lo que conviene a tu progreso, y a esto es a lo que él procura ayudarte.

   No pases el tiempo que tienes marcado sólo preocupándote del progreso de tu materia, pues de esta riqueza nada en absoluto te llevarás, allí hay que llevar riquezas para tu alma y estas se consiguen amando a tus hermanos, ya sea ayudándoles materialmente, ya sea moralmente; respetando su opinión que puede ser más acertada que la tuya, aunque tú no lo creas, por estar ofuscado en ese momento o por creer que tu razón es la única verdad. Si sabes aguardar, el tiempo te dará la respuesta de que el obrar precipitadamente y sin meditar no te ha de dar clarividencia a tu mente para obrar en consecuencia. Estúdiate a ti mismo antes de ver la falta en tu hermano, no sea que tú la lleves más grande y seas el primero que debes censurarte. Crea paz por donde pases y esta te la hará sentir a ti. Y la paz se siente cuando la conciencia no le reprocha sus hechos. Ya ves la importancia que tiene, hermano mío, el no hacerse el sordo a esa llamada de la conciencia, ya que si ésta esta limpia, también tendrás tu mente clara para pensar y dialogar con acierto.

   Es muy importante entre vosotros saber respetar la libertad de acción que cada cual tiene y muy diversa por cierto, y adonde no existe este respeto por su hermano, que es como anteponerse a las Leyes de Dios, no hay amor y sí desobediencia, y no olvidéis que por esto fuisteis desterrados, por no cumplir el encargo por el Padre dado a todo espíritu cuando sale de Su lado.

   Esto es cuanto no has de olvidar de cumplir, para que entre vosotros exista la paz, y si existe esta, también habrá razonamiento con más acierto, y este dará origen al respeto entre todos y crear la armonía que ha de dar paso al amor, que este os es más difícil de conseguir sin haber pasión, y no es la que debe de anidar en vosotros, porque el verdadero Amor es Universal.

   Cada tendencia que separes de ti que no te conduzca por el Amor Universal de la Humanidad, será un escalón que subirás para acercarte a Dios y nadie lo hará por ti, por ser labor de cada uno el llevarlo a cabo. Te deseo voluntad para que saques toda la esencia que tiene esta lección.

           SI PROCURAS OIR ESA VOZ INTERNA QUE A TODOS AVISA, NUNCA HARÁS MAL, NI PARA TUS SEMEJANTES, NI PARA TI MISMO.