50 ¿Ya sabes cómo vas de cuentas?

  ¿Ya sabes, hermano, cómo vas de cuentas? Has de estar al corriente y la balanza al fiel si quieres salir de aquí en ascenso hacia Dios el día que tu espíritu termine el tiempo que tiene asignado para pagar y aprender las lecciones a que se ha hecho acreedor, y aún tiempo de demostrar de que siente amor por todos; es el saber convivir con tus hermanos de grado, en perfección, lo que te falta para poder decir cambio de clase porque estoy al corriente en la que estoy; pero piensa que los exámenes espirituales son más severos que los de la Tierra. En ellos solo ascienden los que están al corriente en el cumplimiento que hacen a la Ley y en esto no cabe decirlo, es hacerlo porque solo lo efectivo cuenta para tales exámenes. Esta preparación has de empezar a hacerla tú mismo en ti para ir corrigiéndote, y lo que no sea adelanto déjalo como inservible y coge exclusivamente lo que para ti sea progresivo. Si tu convivir es sencillo y apaciguado te será más fácil comprenderlo y hacerlo, no si vas desbocado y apasionado por vivir la vida aceleradamente como si el tiempo que te queda fuese corto, y así es, pero si cumples el mandato Divino, no te importe que el tiempo pase porque después de este vivirás otro más placentero.

   Solo si no has cumplido las Leyes de Amor Universal, hay que temer que llegue el desenlace del cuerpo y alma, porque por haber sido mal estudiante, no podrás cambiar de clase y tendrás que volver a empezar, volver otra vez sin el menor recuerdo de ayer, por eso yo te invito a que aproveches el tiempo en mejorar tus estudios que traduciéndolo a lo espiritual, dichos estudios son tu cumplimiento, lo que hayas adelantado, en que no das a tus hermanos lo que no quieras para ti, y es entonces cuando ya no se repite curso, y pasa ansioso a ver que tema tocan en la nueva aula y con deseos de sacar buenas notas.
   Si tu espíritu sabe hacer lo que el buen estudiante, cómo irá subiendo la escala del progreso de mundo en mundo, pero ten en cuenta hermano querido, que todavía estás en párvulos tocante a tu progreso que equivale a decir el primer escalón de ascenso, sin estar seguro si en este curso lo superarás o seguirás en él, depende de cómo hayas sabido convivir con tus compañeros de curso y como han penetrado en ti las lecciones que recibiste.

   Esta es la forma que se alcanza el verdadero Saber, no estando apegado a las cosas del mundo. Si solo te preocupas del saber material poca será tu Sabiduría Espiritual; altérnala esta con la material, ya que la que prevalece es la que pertenece al espíritu. Esta no la pierdes por todo el transitorio que vas haciendo. El Padre no da ni quita, eres tú quien con tu conducta ganas o pierdes; solo se pierde el saber material; el espiritual ganado con el cumplimiento sigue y perdura.

   El espíritu, hermanos, hace un recorrido desde que es creado, o sea desde que sale de Dios hasta que vuelve otra vez a El, de descenso y de ascenso. Con el primero se va materializando y por consiguiente alejándose de la Casa Paterna, va descendiendo hasta llegar al destierro en donde ni siquiera se acuerda de Dios y hasta llegar a dudar de que exista; hasta que estos no consiguen ir espiritualizándose por medio de existencias recargadas de penas y contrariedades, que es cuando rebajan el orgullo, se van desapasionando y haciéndose humildes y es cuando el ser humano lleva el pensamiento a Dios y medita con más o menos fe. A los más desprendidos de materia les es más fácil comprender e inclinarse a las cosas de Dios, de lo Divino, y son más pacientes para llevar con resignación su existencia y con esto ya adelantan hacia el progreso.

   Estas lecciones que te presento, son para que las examines, y queden bien en tu mente, si las sabes interpretar en su verdadero sentido, puesto que si no lo aceptas estando encarnado lo harás después; y no porque hayas sido malo, has sido rebelde para no dejarte guiar por la llamada de eso que se le denomina conciencia; para estar atento a ello te hubiesen servido de mucho estas enseñanzas antes que llegases a la edad madura, por no tener tiempo de cambiar el orgullo por la humildad. Solo pretendo con esto darte la mano para que salgas del estacionamiento que te encuentres, por estar pensando solo en sacar el mejor fruto posible de la vida: y cuando la materia decae y esperáis la muerte sin más saber de lo que os espera, a pesar de que no la esperáis con agrado.

   Hermanos míos del planeta Tierra, buscar el bálsamo para que podáis curar vuestras heridas en la contienda. Cuando veáis que nada de la Tierra tiene vuestra solución, por ser deficiente las fuerzas materiales que no lo pueden todo, es entonces cuando clamaréis al cielo, y para corregir vuestros defectos ya no habrá tiempo, por terminar la vida de la materia, y el espíritu sin ella no puede manifestarse. La materia densa y pesada queda aquí en la Tierra a donde recibió su origen; por eso el alma ha de pasar por Ley de Justicia, habitar también su puesto de origen, cuando haya sabido vencer la materia que la cubre y así triunfante llegar al Padre

   Ya sabes que de momento eres eso, un espíritu dentro de tu cuerpo y cuando se separe de él no será nada más que espíritu y comprenderá claramente cual es su situación, y posiblemente supeditado a otra nueva reencarnación, mientras que a otros, los verás elevarse, porque su humildad les dejó oír el aviso que te da un hermano que tiene deseos de que progreses y ese aviso siempre lo recibes en forma de remordimiento cuando tu orgullo te hace hacer lo que para ti no quisieras. Feliz el que lo reciba con satisfacción porque va nivelado en sus actos. Es cosa curiosa y de mucha valía conocer cuanto te presento, si sabes que si cumples las Leyes de Dios, no hay porqué temer a la muerte como lo haces, porque sabrás que pasarás a otra vida mejor y posiblemente encuentres lazos familiares como los tienes aquí de otras encarnaciones.

   Meditar un poco en cuanto os expongo, que si Dios no creara unas Leyes y las hiciera cumplir, ¿qué armonía reinaría en el Universo entero? Sería el caos y peor que en la Tierra a donde existen las guerras porque no se entienden y no siempre se lleva la mejor parte el que más razón tiene; sin embargo, a pesar de ello piensa por un momento qué sería el mundo Tierra sin unas leyes que ajusticiaran al delincuente y fuese recluido y separado por algún tiempo de los que las cumplen. El Padre también hace la selección de los espíritus cumplidores de Sus Leyes, y de los que no las cumplen, y toman cuerpo en mundos análogos al cumplimiento, o delito, como es la Tierra.

   El Padre no se mete con nadie, es inmutable, por lo cual, eres tú el responsable de tus hechos, siempre que no haya quién te quite la libertad de acción, ya que es entonces éste quien carga a su cuenta los hechos tuyos, así que, ten cuidado de no inducir a tu hermano a que falte a las Leyes Divinas de Amor Universal.

   Esto, posiblemente no lo aceptes por creerlo sobrenatural a pesar de que es lo más natural, que te hable de lo que tiene vida eterna, tiene su pasado, el presente y el futuro que después será el presente.

         El conjunto de alma y espíritu desean Sabiduría Divina, por eso, solo al cuerpo le sirve la terrena.