51 Cómo quieres regenerar tu espíritu

  Cómo quieres hermano del planeta Tierra regenerar tu espíritu, si no sabes que en ti palpita esa vitalidad de alma y espíritu que por ir unidos se reducen a una sola, pero sin perder su individualidad, si no sabes que sólo has venido a limpiarlo de tantos residuos materiales como lleva, para que pueda brillar como brillan las almas cuando vuelven a Dios.

  ¡Oh….! Si supieras que mientras no sepas hacer con tus hermanos como quieres que ellos te hagan a ti, no podrás salir del estancamiento en que te hallas porque a ti no vendrán conocimientos que te hagan despertar todo tu ser. Has de ser sensible para que percibas esa conciencia que te indica que haces algo de lo que no debes hacer, pero si estás solo por las cosas materiales, en su mayoría de las que puedas prescindir, no podrás ser sensible con tu hermano; la costra de tal materialización, no deja a tu ser en estado de esa sensibilidad, para que tu conciencia quede al descubierto y la presienta en todo momento que vas a poner en acción tus pensamientos.

  Todo lo que llevas a la práctica en bien o en mal hacia tus semejantes, antes ha pasado por tu mente y en muchas ocasiones a pesar de haberlo garbillado una y otra vez no te sirve de nada, porque te guardas lo que es para desecharlo de ti y tiras lo que debías guardarte, pero cuando la sensibilidad está en ti latente, ya no sucede, porque hace que tu conciencia te remuerda y la presientas con facilidad y es así como sabrás seleccionar el bien hacer, y el mal, que es a lo que ha venido esta vitalidad en conjunto, a desprenderse de esa coraza de materia que va cubierto el espíritu, que son cuantas tendencias llevas en ti, como es el orgullo y egoísmo, la pasión, el rencor, la desobediencia y todo cuanto no es amor sincero, ya que el amor lo abarca todo, y no eres ni lo serás en un todo, mientras no haya en ti esa sensibilidad al descubierto, para que escuches a tu conciencia que te habla constantemente como si fuese tu doble, ahí está  la parte fina a que ha llegado tu espíritu, ha dejado la materialización y se ha sabido esencializar, por haber sabido garbillar bien sus pensamientos y quedarse el grano, y dejar la paja. Ahí está tu progreso y en una gran parte tu felicidad de hoy y sin lugar a dudas, la que disfrutarás después de la muerte de tu materia, que solo le ha servido de cárcel por un corto tiempo a lo que no muere, por tener vida eterna, que es el espíritu-ser como vitalidad formada.

  Nada de cuanto viene de Dios muere ni se extingue, todo vive y perdura, no así lo que crea el hombre, que desaparece. Comprenderás con esto la gran Sabiduría de Dios y Su Poder. ¿Y qué haces tú para poderlo comprender y acercarte a El? Poco o nada, porque si lo piensas solo lo haces literalmente, no con meditación como el caso requiere. Si así lo hicieses yo estoy seguro que cambiaría tu modo de ser y actuarías en consecuencia, pero piensa bien que para ello eres libre y puedes hacerlo si quieres. Si acaso hay algo que te lo impida, es precisamente lo que de ti has de eliminar, las tendencias a que antes te he hecho alusión.
  Yo te prometo por el amor que siento por mis hermanos, que si es tu deseo corregirte de cuantas tendencias que te separan de Dios, darte fuerzas para que lo lleves a cabo, pero por tu parte has de poner voluntad y a esta recibirás el premio de la Divinidad, por querer el Padre el progreso de las almas que ni siquiera se acuerdan de El ni de done mora.

  Medita en cuanto te digo, para que sepas cuanta esencia tiene y puedas hacerte con ella, puesto que para esto te transmito estas enseñanzas que posiblemente no llegaron hasta ti, a pesar de que siempre se dijeron pero se velaron, aunque hoy la humanidad las necesita con más intensidad, por venir el humano más preparado para ello por su progreso espiritual; por eso lo ves desprendido de toda modalidad y en deseos de encontrar lo que ni siquiera sabe lo que quiere, va desorientado, pero fíjate bien que desprecia las tradiciones que por tanto tiempo se han abrigado, y aunque tú no lo creas, esto es un gran paso que da el espíritu hacia el progreso, por desear libertad de acción hacia sus actos; no busques solo a los que cometen suicidios, que estos los hubieron siempre, pero más tapados y hechos con más premeditación si cabe; busca siempre los que rompieron la tiranía de las tradiciones, por haber en ellas buena parte oculta de maldades. Para eso da una ojeada a la historia de los pueblos que a este globo pertenecen. Del progreso de los hombres del mañana te lo demuestra la precocidad de la infancia de hoy si lo sabes observar y de cuantas cosas que podrás ver y contemplar de los acontecimientos que en el planeta Tierra se han de operar, si no sucumbes en ello.

  Has de estar atento porque estás alertado de no dejarte conducir como papel arrastrado por el viento. Tu fortaleza ha de ser de hierro para dirigir tus pasos de ahora en adelante y hacer con tus hermanos como quieras que ellos te hagan a ti. Empieza por deber y terminarás porque en ti sea una tendencia que debes de abrigar y no separarla de ti, por ser tus ahorros de ese mañana que te ha de llegar y podría ser sin tardar. Esto es cuanto por hoy te digo para que pienses en ello.

 QUERER SIN SABER LO QUE DESEAS SABER, NO ES QUERER NADA, ESPERA POR TANTO A SABER LO QUE DESEAS SABER.

   Aprender a saber, que no todo saber sirve para comprender y saber la Sabiduría de Dios.