54 Estrella de más o menos magnitud

  ES TU ESTRELLA DE MÁS O MENOS MAGNITUD

Es tu estrella de más o menos magnitud y según vas haciendo tu progreso, así es el brillo que tiene. En cada hecho que te vayas ajustando y con el trabajo que hagas en favor de tus hermanos, irá cogiendo más brillo e irás alumbrando tu camino con tu propia Luz. Esa estrella ayudará a tus hermanos a que vayan transitándolo y puedan ver con claridad por donde van y es entonces cuando la suya alumbrará a ellos y entrarán en deseos de hacerla brillar cada día más y con ello darán ejemplo para que otros lo tomen de su modo de proceder. El trabajo que hagáis a favor de vuestros semejantes os hará sentir más felices y sosegados; esta tranquilidad la produce la conciencia cuando sus hechos van ajustados a la Ley de Dios y de ello participa el alma y es de ese sosiego del que querrán participar tus hermanos, cogerán más saber por ese comportamiento y más harán brillar la estrella, porque Dios, cuanto más tengas en el saber de las cosas de El, más te dará, esa es la recompensa que da a todos sus hijos cumplidores de sus Leyes.

   Solo el bien hacer y tus obras buenas si son hechas por amor, porque tu conciencia te lo dicte, serán las que darán a esa estrella la iluminación de un sol. Muy al contrario sucede cuando en vosotros no hay conciencia por hacer oídos sordos a ella, y os dejáis arrastrar por el orgullo y el egoísmo y cuando esto sucede es cuando la Luz de tu estrella va apagando su brillo hasta tornarse opaca y poca luz puede dar a tu camino; y el que va a ciegas poco bueno o nada puede hacer, sino arrepentirse cuando deje sus existencia y le pidan cuentas de lo que hizo durante su pasaje por la Tierra:
   No podrá negar que solo pensó en él, y de los Atributos del Padre ninguno practicó. El de Amor no supo nunca de qué color era, y la Paz no supo crearla o solo llevó guerra por donde pasó, y el de Caridad y Misericordia no le interesaron por creer que eso no era de los fuertes, y llegó la Justicia, y como él siempre creyó que era más que sus hermanos y se había de llevar la mejor parte, para él era esa la justicia, pero al quedar libre de materia, eso no lo podía comprar, es cuando le llega la verdadera Justicia a los espíritus que así proceden, ¿qué pueden decir ante el Juez que ha de juzgarles? que perdieron el tiempo y que nada hicieron de lo que prometieron, por ir tan a ciegas entre pasiones y así sigue su espíritu con la misma ceguedad por mucho tiempo, hasta que vuelve en sí de su letargo y es cuando se da cuenta que no supieron cumplir lo que antes de venir a nacer prometieron. Por eso te incito a que medites y controles tus actos. ¡Cómo dar rienda suelta a tus pasiones, que en la mayor de las veces usas todas a la vez! y entre ellas las hay más o menos innobles y son las que te absorben mucha parte de la vida.

   Mal o buen proceder apuntarás en el Libro de la Vida: Si la hoja del haber está en blanco, solo la del debe te mostrará tu proceder en tu estancia en la Tierra; y es cuando ese espíritu ve que está supeditado a nueva reencarnación y volver a bajar a pagar todo cuanto debe, y pasar por todo cuanto hizo pasar. A ello se debe que haya hermanos que tanto sufren y tantas vicisitudes pasan y no dejan nunca de ser unos pobres hombres como llamáis en la Tierra, por ser su posición y saber nulo. Aunque yo te digo que no los desdeñes y apiádate de ellos y según te comportes, ese día que para todos llega, te juzgarán y dictarán la sentencia, según el caso peor que la de él, y serás tú mismo quien lo elegirás para cancelar tu pasado. Es para el espíritu bajar desterrado como para el hombre encerrarlo en la cárcel de la Tierra, y es por tanto, cuando se da cuenta de su situación y pide cancelar su debe sea como sea; por eso no te burles nunca de nada, que puedes estar seguro que lo harás de tu propia figura.

   Ahora bien convencido de cuanto sabrás, ya podrás ir con más facilidad por el camino recto; ese es el deseo que nos mueve haceros llegar estas líneas a todos vosotros para que penséis un poco en como se desarrolla la vida después que dejéis el cuerpo sepultado con más o menos hados de flores, pero al fin muerte y que con el tiempo desaparecerá. Cuánto procuras por él, que a pesar de ser una cosa muerta aún la adoráis y en cambio esta unión de espíritu y alma que son las que pasan a la eternidad, no les buscáis el adorno propio de ellas, que es crear entre todos una fraternidad de hermanos que es lo que sois, por ser Dios el Creador del espíritu y hasta que no sepáis amaros como tal, no podréis adornar vuestra alma con las galas propias de ella.

   Si referente al caso que expongo estáis ignorantes, esa misma ignorancia os hace temer a la muerte y a que te digan que en ti llevas esa vitalidad que es un compuesto de alma y espíritu unidos en uno, pero que se complementan por ser insuficiente el uno sin el otro. Por que te asustas y no quieres saber nada de ellos si eres tú mismo, si el alma es tu vida, tu inteligencia, tu pensar, y el espíritu es el que da forma a tu cuerpo y sin éste serías una masa de carne sin movimiento. Es como si no quisieras saber nada de ti, hermano mío. Yo quisiera que dieses el sentido que tiene todo cuanto te expongo para ello. Sin lugar a dudas lo conseguirás si con fe recurres al Padre para que ponga en tu mente comprensión; no otra cosa puedo decirte porque el Padre Dios te da libre albedrío al salir de Su lado. Sigue, hermano, tu camino como tú te lo trazaste, no te acobardes en medio de él, porque esto no te dará la recompensa a lo que tú firmaste.

 Nunca seas mal juez de la causa que tú defiendes, por ir en ello el prestigio terrenal y el remordimiento de tu conciencia y que otro día pudieras arrepentirte.