68 Es la morada del Padre…

ES LA MORADA DEL PADRE RESPLANDECIENTE DE LUZ 

Es la morada del Padre resplandeciente de Luz y que tus ojos no podrían resistir; para recibirla has de cumplir y por medio de éste ir acercándote a El, te irás acostumbrando a resistir Su Luz. No creas que esto se gana llevando la vida fácil y de placer y sin pensar nada más que en ti, por eso has de procurar hacer un desprendimiento del orgullo y cambiarlo por humildad, y dejar el egoísmo, que te impedirán volar y adquirir perfección.

   Si supieras el placer que sentirías su pudieras acercarte a esa Luz tan pura, yo estoy seguro que no darías tanta importancia a las cosas que pertenecen a la materia, y estarías más por las cosas de Dios que representan esa Luz. Mira al Sol y verás cuán brillante, y esto es solo un reflejo de la Luz del Padre, y si de tan lejos no puedes mirarlo, ¿cómo es que crees que puedes ver al Padre? Pero no creas, que puedes llegar si te lo propones a resistir Su Luz cuando a Su morada te acerques, ya que podrás mirarlo sin que te ciegues y es porque tú también brillarás por tus perfecciones porque sabrás amar a tus semejantes. Este es el deseo de todo buen Deísta Cristiano, que quiere decir: que somos de Dios y somos del Cristo, aunque para esto hay que ganarlo, hay que seguir la doctrina que el Padre mandó que enseñara y vulgarizara Jesús.

   Cuán pocos saben elevarse con fe y por esta fe llevar a la práctica las buenas obras, pero que sea por amor, no por recompensa, porque en ello hay egoísmo y esto no es mejorarse, y de eso quiero hablarte, del orgullo de creerte más que tus hermanos y de procurar para ti lo que pertenece a ellos; es el causante de que te encuentres aquí; y el egoísmo es el que os hace pensar solo en lo material y echáis en olvido que habéis de dejar algo para los demás y es el primero y principal, para no dejarte ser del todo feliz porque quieres más. No seas vanidoso que esto también es un atraso para que tu espíritu se regenere, porque solo piensas en tu figura, solo procuras por la materia y no te acuerdas que has venido a otra cosa, a saber desprenderte de estos tres enemigos que demoran la elevación del alma.

   Despierta hermano, de tu ceguedad, que esta no te deja ver Su potente Luz; y a pesar de que a esos rayos le rindas culto, serás como un autómata por no saber desarrollar en ti lo que significa, por no hacerlo a lo que es natural, en lugar de hacerlo a lo artificial. Dios te dota con inteligencia para que desarrollaras las cosas de El, ¡y cómo te afanas y procuras investigar las cosas de la materia para progresar más! y todo esto, a pesar que solo sirve a la materia que lo disfruta durante su corto pasaje por la Tierra, y en cambio, tu inteligencia, ¿se afana en saber investigar cuanto de verdad puedas encontrar en las cosas de Dios, y que han de servirte por una eternidad?, medita hermano, cuál se acerca más a Dios, el que eleva el pensamiento a ese Sol, o el que se entretiene en practicar ciertos formulismos que por ser materiales en la Tierra quedan.

   Si crees que hay algo que para ti representa la imagen de Dios, busca a ver si hay algo que la representa al natural y entonces cogerás el agua para calmar tu sed de la fuente pura, y no del arroyo porque ésta es posible que se haya contaminado. Esto es cuanto de aclaración te doy y si abrigas algo de amor lo comprenderás.