70 ¿POR QUE NO SABES HERMANO…?

¿POR QUE NO SABES HERMANO, LLEVAR LA PAZ A DONDE QUIERA QUE ESTES?

  ¿Por qué no sabes, hermano, llevar la paz a donde quiera que estés y dar libertad de acción? ¿Tú no sabes que Dios, siendo el Creador del Universo, todo Potencia, todo Grandeza, nos da esa libertad, para que por nosotros mismos actuemos, sin que nadie nos quite el libre albedrío, y para que cada uno sea responsable de sus actos? Todos hemos de ir al Lado de Dios más tarde o más temprano por esa libertad de acción, y es por lo que nadie debe opinar, ni mucho menos trabajar en lo que a su hermano le pertenece, porque nadie puede hacer el trabajo de otro. Aquí vemos que puede muy fácilmente cargar con culpas de otro, si lo instiga o es aconsejado en momentos que tiene que poner en acción esa libertad, para que obre según causa para el bien, o se incline en accionar a voluntad del otro, por consejo de éste. Por lo tanto, no robes nunca el libre albedrío, para no cargar en cuenta con lo que no es tuyo. Hay que tener en cuenta, que todos cumplís diferente causa y también os desenvolvéis en ambiente propicio a vuestra causa, y eso es el deber a tener presente y respetar la acción.

   Sois como niños que dais los primeros pasos; si a éste lo coges de la mano, el niño no pone en acción sus dotes de instinto por no saber en su pequeñez, que la experiencia de la caída le enseña a donde está el peligro, según va desarrollándose en la niñez, porque sabe que él mismo se ha de sostener. Vosotros sois esos niños en la carrera espiritual y cada uno tiene que trabajar por sí solo en el cumplimiento y desenvolvimiento. Ahora bien, podéis dar lección y ayudar a encauzar; con el ejemplo gana quien lo da por partida doble, porque se ayuda él y ayuda a su hermano sin quitar esa libertad. Solo cuando uno se mete con otro por su terquedad, hay que hacerle ver que va equivocado e indicarle a ese el buen camino con amor, pero sin imposición.

   He dicho ya que vuestro lema a cumplir es el mismo, pero todos os desenvolveréis por diferentes medios como es la variedad de causa que cada uno trae a pagar porque así lo pidió, y las Leyes espirituales se cumplen con fidelidad, porque cuando hacéis ese pacto, sois eso, un espíritu, y no olvidéis que lleváis a vuestro lado quien con toda exactitud y justicia os contesta y si no recibís la contestación cuando lo deseáis, estudiar el caso: ¿Habéis llegado a esa madurez por medio del cumplir y por vuestro estudio? Seguro que no. ¿Quién es el responsable? Vosotros mismos lo sois. Justo es que el que no trabaja no cobre y si no cobra, malamente se desarrollará su vida materialmente; éste es vuestro caso en lo espiritual; los guías protectores sólo necesitan docilidad y fidelidad para moldear a su protegido y llevarlo por el camino que él se trazó. Le da comprensión para desarrollarse en la vida material y también en lo espiritual, y sin restarle causa, no le cuesta tanto el cumplirla. Este es el premio a esa docilidad y ser fiel instrumento.

   Si sabes sembrar amor no te importe lo que hagan los demás que puede ser que tú, incluso no los comprendas y no debes de juzgar; cada uno es responsable de sus actos. Cuánta causa hay entre vosotros, cuando pudiendo crear paz buscáis guerra, por falta de comprensión y esta no se puede adquirir sin antes cumplir, y tanto radio de acción que hay cuando habláis de vuestros semejantes para llevarles la paz y la caridad. Por eso, cuando practicáis el atributo de Amor, es fácil practicar el que le sigue.

   ¡Ay! cómo no podéis dar opinión exacta, porque para vosotros, es terreno desconocido e incurriríais en falta, y vosotros habéis de crear con vuestro modo de proceder Luz a vuestro espíritu, no oscuridad, y son los actos los que dan una u otra cosa. No sabéis hacer ese esfuerzo y obrar en armonía, la que os hace falta para que empecéis a escalar hacia el progreso, que estáis en los primeros peldaños y en cambio, cuando se trata de lo material trabajáis hasta quedar extenuados; ya veis si os falta para hacer esa transformación; yo os invito a que lo llevéis a cabo, para que no perdáis el tiempo como lo habéis hecho en otros tiempos, desconocedores de que hay tablas de salvación; cada cual coja la suya, por no tener todas el mismo color ni las mismas dimensiones que son vuestra misión a cumplir. Hay seres que a pesar de estar en la opulencia pulimentan sus faltas, no siempre se pide la pobreza para cancelar más deprisa; según el progreso de lo material se va el ser humano transformando también. Qué os importa si uno ha elegido color diferente, si cada uno tiene que cargar con él; y depende de ese color por él elegido, por tener más o menos causa a cancelar. Al estar más o menos esencializado, verás las cosas más o menos claras, por eso verás una misma cosa o tema a tratar, de diferente color.

   Es para los que os creéis ser cristianos, para quien van dirigidos estos avisos, porque el tiempo que perdáis no os reportará beneficio alguno si andáis equivocados.