78 Si por el mundo Tierra vas vagando

  Si por el mundo Tierra vas vagando sin saber encontrar lo que buscas, has una pausa en tu vagar, piensa que tienes un origen que es Dios, que estás creado por Amor y lo has de practicar y demostrar, que en ti existe una microscópica parte de esa Luz Divina y que con tus andanzas desajustadas, ese lucerito que es tu alma se volvió opaca y entonces nadie la ve porque no brilla; a ti que tanto te gusta brillar en las cosas materiales, ¿cómo es que no sabes deslumbrar al mundo con la Luz que tú llevas dentro? Si supieras ponerla de manifiesto nunca estarías solo, porque a ti vendría un enjambre de hermanos a contemplarte porque tu Luz les atraería, les daría calor y alegría, y anhelo de seguir a tu lado para imitarte y seguir tus pasos y dejarse guiar por tus consejos, que en todo tiempo serían tus ejemplos.

   Mira si tiene importancia el saber pensar que eres fruto del Amor de Dios y que a El volverás si sabes hacer brillar ese diamante que dentro de ti llevas y que en la Tierra no encontrarás otro que brille tanto. Si para ti ha sido hasta ahora un misterio cuanto te digo y tú procuras que brille en ti ese átomo de esencia Divina con el cumplimiento que hagas, ya no serán misterios para ti las cosas de Dios, serán maravillas que contemplarás y esto, hermano, no tiene precio tasado en la Tierra, por eso, afánate en conquistar riquezas espirituales, que éstas no las perderás, y son las que presentarás cuando de aquí te ausentes, pero recuerda siempre que es el amor que practiques y sientas por tus semejantes el que hará brillar a tu alma.

   Es así como has de andar para poder conquistar la morada del Padre, sembrando semilla seleccionada, para que de ella broten las que serán variadas; las habrá curativas que curarán tu alma; las habrá que te darán coraje para que les digas a tus hermanos que van equivocados si creen que van a ver a Dios sin antes estar purificados; también las habrá que te harán pensar que no vas solo para recorrer el camino elegido por ti; y por último, habrá una gigante, que enardece a todo el que la quiera tomar para unirse a los demás, que tiempo ya supieron olerla y hasta beberla. No te dejes acobardar cuando las tengas que tomar por encontrarlas amargas, que ellas curarán tu alma del sarro que al correr del tiempo se pegó en ella. Ot0ras te han de enardecer y coger vigor para ser incansable en tu tarea; no te importe que sea trabajo duro, que tú descansarás al término de tu existencia.

   Si supieras con qué deseo de ayudarse de unos a otros, con qué armonía se desenvuelve todo en los mundos que el ser desterrado está llamado a habitar cuando haya sabido desprenderse de tanto perjuicio como lo rodea, y del orgullo que tanto demoran el progreso del alma, y con cuanto amor te ayudan los hermanos espirituales que te rodean para que cumplas la misión que elegiste, tendrías en ti más fortaleza para aguantar las ventiscas que a todo ser humano azotan.

   Esta lección tenla presente siempre en tus momentos de angustia y de dolor que el tiempo os reserva; esto te dará ánimos para agotar el cáliz de la amargura y no tener que volver a beber en él. Has de ser fuerte y abnegado, humilde y valiente para atravesar el puente que ya en otro tiempo te dije que iba de mi mano, por eso te repito, no temas que como antes te di la bebida para enardecerte, luego te daré el bálsamo para curar tu dolor.

   Ya veis, hermanos queridos, la importancia que tiene el saber tener valor para no dejarse arrastrar y seguir la rutina de los demás. Cada uno está haciendo su siembra y depositando el grano más o menos seleccionado y por lo que haya hecho, así recibirá. Trabajar en beneficio de los demás es lo que más rendimiento os ha de dar, esa será vuestra cosecha del mañana, no lo dudéis.

   La humanidad de este planeta flotante es rutinaria, sobre todo, cuando conviene que la materia se encuentre a gusto; pero cuando se trata de halagar al alma, con los hechos que ha de realizar para rebajar él su estatura y haga que suba la de los demás, eso le cuesta al ser humano mucho de hacerlo, ahí no habrá nunca tradición ni costumbre, porque el egoísmo juega un papel importante en el humano ser, es decir, que todo sacrificio o molestia que no sea en beneficio de uno mismo, qué pocos son los que lo realizan. Ahí está el amor verdadero, el que esta molestia no sea nada más que un deseo, y no sacrificio el realizarlo, sino sentirse a gusto; pero no creáis que la ayuda es siempre el óbolo al que me refiero, que ésta hay que saber cómo se hace.

   La ayuda a un semejante se ha de hacer constantemente, una simple frase en un momento dado cuánto bien puede hacérsele, no esperes nunca la recompensa y así no saldrás defraudado; procura no inmutarte cuando en lugar de darte las gracias sea un simple reproche, esto no deja de ser la ignorancia que está en juego con la sabiduría, y esta se convierte en Sabiduría Espiritual, lo que te hará saber de las cosas de Dios porque habrás dado bien por mal, y esto has de procurar que cree hábito en ti, que es con lo que das grandeza a tu alma y menos a tu cuerpo; de la primera será duradera eternamente y de este último muy pasajeramente, y no creas que éste te ha de dar la felicidad, porque a veces es tan pasajera que ni te das cuenta, y es cuando recibe la sorpresa que le espera al que creyó que no más tuviese esta triste y azarosa vida; por lo cual, la ignorancia no tiene tanta causa en el tribunal del Padre, pero el sabedor de que existe una vida mejor o peor después de la muerte, a éste le tomarán las cuentas más severamente ya que no podrá elegar ignorancia porque con el saber y obrar, solo a los hombres de la Tierra se les puede engañar.

   Constantemente a tu lado llevas al que recoge tus pensamientos y actos que has hecho en favor o en contra de tus hermanos y que guarda para en su día aprobar o fallar. Ten muy en cuenta que ni podrás aumentar las buenas, ni rebajar las malas, estas estarán intactas tal como tú las hiciste el día que las hayas de presentar; procura que este día sea para ti grande y puedas presentarte con gallardía delante del Padre y mostrarle tus hechos, que fueron de cumplimiento a Su Ley, en lugar de ser un fracasado y presentar tu pasado avergonzado y no poder ver ni contemplar al Padre, porque la raya divisoria no te lo permitirá y tendrás que prepararte para volver a empezar.

   Volverás sin recuerdo de tu pasado y posiblemente con peor suerte, porque tú mismo lo pedirás, para dejar con las penas que pases canceladas todas tus cuentas, porque tu espíritu se dará cuenta la importancia que tiene el saber cumplir en la existencia que empezará en la Tierra. Ejemplo: si cuando solo eres un pobre hombre en la Tierra te dijeran que vas a cambiar tu vida de hombre sin recursos a ser grande en la Tierra, sabrías vencer cuantos obstáculos te pusieran para cambiar tu posición, a pesar de que aquí esta vida tiene un tiempo limitado, y en cambio para esa vida que es eterna no sabes hacer el gran impulso de dejar una forma de vivir que es de artificio, por una natural y placentera y que te ha de ayudar a hacer el impulso para que puedas ese otro día pasar la raya divisoria y contemplar al Padre Eterno, como eterno es también tu espíritu.

   Disfrutando o penando en la Tierra o fuera de ella, eres tú quien lo ha de decidir, tus hechos y el amor que te he mencionado que es el verdadero, estos han de darte respuesta. Estudia hermano querido, esta lección y no te precipites a dar el fallo hasta que no lo hayas comprendido, que si no otro día pudieras lamentarlo.