01 AL LECTOR

   Querido Lector: no sé que juicio formarás cuando vayas leyendo el contenido de esta sencilla obra cuya esencia ha sido transmitida por revelaciones, para que el ser humano en la Tierra se ilustre en cuanto le sea posible de acuerdo con su comprensión. Te suplico sin embargo, que la analices y medites, no conformándote con las primeras líneas, puesto que en cada lección hallarás la flor de la esencia preferida. Por elevada y modesta que sea tu posición social, hallarás algo que alivie tu inquietud o tu dolor.

   No busques en ella nada perteneciente a las cosas materiales como no sea algo que en su comparación sirva para mejor comprender lo Espiritual, porque no lo hallarás. Busca las cosas espirituales, que son las que interesan al género humano en la Tierra, para lograr la regeneración a que está llamado. El Amor del Padre Creador es para todos sus hijos por igual, y recomienda se orienten y ayuden mutuamente entre sí, para que cuando dejen la presente existencia pueda la vitalidad dar testimonio de sus buenos sentimientos para sus hermanos. Cada cual tome lo que mejor se le adapte, en el saber de la creación de «DIOS» y sus hijos. Iniciados ya en el camino, no os será difícil andarlo por vosotros mismos al comprender lo Divino, que por pertenecer a «EL», es infinito.

  En estas REVELACIONES FILOSOFICAS ESPIRITUALES, de  la Ley y «Atributos Divinos», que nos dan una base de comprensión, permitiéndonos meditar en cada uno de «ellos» y en sus diversos aspectos, para desarrollar nuestra vida de relación y comunicación, observando cómo accionamos y reaccionamos dominados por las fuerzas que actúan en nosotros mismos, al tener una más clara perspectiva de las causas y efectos que dimanan o pueden dimanar del cumplimiento o el incumplimiento de dichas Leyes Naturales y Divinas, que comprobadas éstas tanto en la vida física como en la psíquica, psicológica o espiritual, todo ello redunda en un mayor conocimiento de cada uno.

  Los anunciadores de esta Doctrina os dejaron escritos, que unos ocultaron y otros no quisieron comprender, para que supiese el género humano de dónde procede, por qué vino a la Tierra y qué debe practicar en ella, enseñándole al mismo tiempo el camino para que vuelva al Padre Creador tan pronto como su voluntad lo desee. Uno de estos anunciadores fue el hermano de Enseñanza Espiritual, llamado en la Tierra Pedro Vallejo Garnica, que divulgó el verdadero Cristianismo en Barcelona, desde 1880 al 1915. Y para mejor comprensión de estas revelaciones filosóficas cristianas, afines a las enseñanzas de Pedro, adjuntamos de su obra, LA SALVACIÓN DEL ALMA; ATRIBUTOS DIVINOS; y ES DEBER DE CADA UNO SABER.

  Leed despacio y meditad bien todas las palabras, sin pasión alguna y sin prejuicios, y así os será más fácil captar la ayuda, de los invisibles. No importa quien sea ni a lo que se dedique, pues todos sin excepción hallarán la flor de fino aroma en esta pequeña obra, que permite el Divino Ser llegue a ti, querido y respetado lector.

Esperando sea bien acogida esta obra, damos fe de lo recibido Espiritual, tanto del instrumento receptor, como los que han hecho posible su ordenación en Gramática Espiritual, para el bien de toda la humanidad.

 CREEMOS EN LA INMORTALIDAD DEL ALMA O ESPIRITU, SER INTELIGENTE LIBRE EN SUS ACCIONES Y ESTRICTAMENTE RESPONSABLE ANTE DIOS
E. Tricas