17 Mensaje 5-A

  Es del Padre de donde viene toda Sabiduría, por llevar el hombre un principio de ella. Tened cuidado de no entremezclar las cosas de Dios con las terrenales; pensadlas y vividlas por separado dando a cada una la importancia que tiene. Es complejo aún para algunos comprender la parte esencial de las cosas, pero si tenéis verdaderos deseos de hallar la verdad, con ella tendréis la razón, lo que da seguridad y estabilidad en todo cuanto se vaya a realizar. Buscando el origen y principio de las cosas se halla causa y efecto. Todo tiene su ascenso en la Obra de Dios. No forzad el saber, forzad el cumplimiento, que es la base para el desarrollo mental. Así, fortaleciendo el alma, también se fortalece el cuerpo, que es por medio de él que se manifiesta el saber.

  Otorga el Padre unos dones o facultades cuyos beneficios ya se disfrutan aquí en la Tierra, si con limpieza y buena voluntad se ejercitan, dando el deleite material y el espiritual. Son unos de estos, la vista corporal y los ojos del alma, para ver y comprender las cosas de Dios, que es lo que rompe el velo que cubre la vista de la inteligencia.

  El humano es en el gran espacio infinito como una gota de agua en el gran océano. Así como en sus profundidades existen grandes sorpresas para el hombre, así sucede para el espíritu de cuanto no ha explorado en el Gran Cosmos. Si gloria fue para los hombres investigadores los descubrimientos materiales, gloria es también para el espíritu los espirituales. Cada vez que se descubre algo nuevo, hay en el espíritu júbilo y una esperanza en un no lejano progreso, recibiendo una aprobación por ser sus ganancias.

  Es incalculable la Esencia que reparte el Padre por todo el Universo infinito, para cuya recepción hay que estar con una limpia conciencia que da claridad a la mente y una paz interna para mejor comprensión. No os conforméis con vivir en la ignorancia, pues ésta conduce a la pasividad y retrasa el progreso. Con el saber adquiere el hombre su ascenso, materialmente. Y en cuanto al Divino Ser se refiere, es por abnegación al cumplimiento como se consigue, y al que más posee más se le da y más ayuda recibe para que se supere, y participe de las cosas Divinas, las cuales se manifiestan en muchos momentos de amargura recibiendo el bálsamo que os dan para seguir adelante con vuestra misión.

  No puede haber contacto con lo Divino hasta no haber alcanzado el desarrollo mental. Todo cuanto se recibe por medio del cumplimiento es lo efectivo; no así cuando se fuerza el saber sólo con el deseo de satisfacer la parte material, pues no habrá una comprensión clara ni contacto con pureza.

  He aquí por qué unos reciben Divinas transmisiones y otros ni llegan a comprenderlas, porque al extender la red de los pensamientos, recoge todo lo que a ese nivel pasa. Si se extiende a más profundidad, se pesca lo que existe en esas latitudes. Preparados habéis de estar para saber lo que se coge a una profundidad u otra, por estar ciertos a donde extendéis la red. Acordaos que dijo Jesús: Son peces (pensamientos) lo que hay en la barca; y por un momento se creó un confusionismo entre los que le acompañaban. Por eso os digo que hay algunas cosas que, a pesar de ser ciertas, se vislumbran inciertamente: esa es la imagen imaginaria, no la real.

  Buscando la causa de las cosas os vendrá a la mente la Sabiduría necesaria, porque al que deseos tiene de saber espiritualmente, más se le da, y al que pocos tiene se le quitará. En el recorrido que hace el espíritu en una encarnación, igual puede adelantar que retroceder. Esto sucede cuando, tras haber adquirido un cierto progreso y ciertos conocimientos espirituales, si el espíritu se estaciona por materializarse, lo adquirido en conocimientos le es quitado por no servirse de ello o no usarlo
Comprendedlo: en un edificio de muchos pisos que sólo se alimenta de luz natural, justo y lógico será que en cada piso que se vaya ascendiendo vea con más claridad; pero si a pesar de haber estado en uno alto y saber cuanto hay en él, desciende a otro más bajo, solo podrá ver y disfrutar lo que allí se encuentre actualmente, y si es olvidadizo no recordará cuanto en el superior contempló.

  Cuesta enderezar un árbol cuando lleva mucho tiempo torcido. He aquí la base para conseguirlo: Cumplimiento, Estudio y Meditación; indispensables para una extensa comprensión. La meditación facilita la «inspiración» hacia el bien y con ésta la intuición. «¡Aprovechadla!», e iréis recibiendo conocimientos, hasta ser Doctores en las Ciencias que tratan de las Esencias.

  Dad expansión a la mente con la meditación, esto es un constante alerta en la renovación de ideas, y de vez en cuando os vendrán oleadas de Luz a la mente, que es la Caridad que el Padre permite que llegue a sus hijos, para que puedan conseguir su progreso, finalidad de todo ser.

Cuando seas fuerte y paciente,
para soportar toda prueba,
sabrás no inmutarte a la ofensa,
ya sentirás un deseo en ti,
que se te hará realidad,
y así verás y comprenderás,
cuanto no es visible para todos,
a pesar de sentir deseos para ello,
y es cuando comprenderás lo bello,
lo sublime, lo sincero y lo cierto.