36 Mensaje 9-E

  Si no se tiene fe en la reencarnación, ¿cómo y dónde pagan los hombres el daño que han hecho a sus semejantes? Mientras no se resuelva tal cosa, no podrá comprenderse la Gran Sabiduría y Justicia Divina. Estudiadlo, y os será fácil comprender que han existido otras vidas corporales para el espíritu. Aprovechad esta oportunidad y comprenderéis el significado de volver a empezar de nuevo y la importancia que para el espíritu tiene hallar parejas que quieran recibirle, facilitándole la materia para poder realizar lo que pendiente dejó sin hacer.

  En trances de este saber se hallan los afligidos, afectados por el dolor de enfermedades incurables; esto será el bálsamo que si no cura el cuerpo curará al espíritu, confortándolo y estimulándolo a que siga adelante sin acusar fatiga; así lo hizo Jesús cuando le atormentaba ver tanta rebeldía e ignorancia en los hermanos que le acusaban, pero jamás se acobardó, pues sabía que era su deber cumplir hasta el final la Ley encomendada por el Padre. Por eso, cuando os sintáis desfallecer, recordad que, después de llevar hasta el final la cruz, tuvo la recompensa de subir al Padre, como lo atestigua la Biblia: Juan 20: 17 que dice: Voy a mi Padre, a mi Dios y vuestro Dios. ¡Palpable Justicia la del Padre que premia a sus hijos cuando cumplen SUS Leyes!

  Extraed por medio de la meditación cuanto de instrucción y consuelo dejo en estas lecciones, que si hay algunos que no lo necesitan, sirva para consolar a otros, y si a pesar de ello no calma su dolor, es porque la enfermedad es crónica, y por su causa la deben pasar. He aquí cómo el pasado se refleja en el presente, del mismo modo que lo hará el presente en el futuro. Por eso recomiendo que, así como llega a vosotros, lo hagáis llegar a otros, quienes tal vez estén deseosos de recibirlas, por haber estudiado en su propia vida y la de sus semejantes; es posible que sea su bálsamo regenerador, y por consiguiente sea ésta la mejor Caridad que podáis hacerles.

  Como buen pastor de mis ovejas, las quiero a mi lado para apacentarlas en estos sabrosos pastos en los que no hay contaminación, y sí el bálsamo curativo para que sanen las que enfermaron al comer pastos contaminados, y no enfermen las sanas.

      RESIDUOS DEL PASADO MANIFIESTA EL HUMANO, AUN CALLANDO, PERO SI SUFRE Y CALLA TAMBIÉN LO DIRÁ EL FUTURO.

l cobrarse el tiempo su presa,
deja un rastro estremecedor,
que apenas a quien lo contempla,
dejando un recuerdo de dolor;
pero tiene el tiempo un líquido,
que cicatriza toda herida.

Amargo será ese tiempo,
mientras se habite en el destierro,
al estar supeditados a cancelar
cuando adeudáis de atrás,
medio de dejar de ser cautivos,
en un mundo que se nace y muere,
con dolor, al venir y al irse.

Hasta que no comprendas, hermano,
por qué a él vienes y sufres,
seguirás transmigrando en él,
naciendo y muriendo con dolor,
y así conseguir regenerarte
.