41 Mensaje 11

   ¿Has buscado alguna vez, hermano terrenal, al que todo lo puede y todo lo crea? El Gran Cosmos gira bajo SU Sola Voluntad. Examinad, aunque sea por breves momentos, la inmensa «Naturaleza». ¿Habéis pensado cómo se van sucediendo los cambios en «ella», en los que para nada tomó parte el hombre, como sucede con los cambios atmosféricos, algunas veces devastadores, sin que haya fuerza humana que los pueda impedir? Todo gira bajo la Voluntad de esa Fuerza Creadora, que de no ser por Ella, nada existiría.

  Mucho más adelantaría el hombre en su progreso si, en lugar de investigar en las ciencias mortíferas, destructivas de los pueblos y sus habitantes, intentara descubrir lo que a Dios pertenece; en ello hallaría la verdadera Sabiduría para lo constructivo, no para lo destructivo.

  Por ser todo lo creado por Dios Obra maestra sin precedentes en su perfección, tiene vida eterna y a EL pertenece la creación infinita. El ser humano es lo primordial en SU creación, y la finalidad de todo lo demás es recrear y cubrir las necesidades del primero. Todo tiene motivo de ser en la gran inmensidad de la creación. El Padre por el Atributo de Amor crea a sus hijos los humanos, para tener con quienes relacionarse; crea el vegetal y animal para que sirvan a los primeros en cuanto puedan necesitar, sin abusar de ello. Así pues, deje de pensar el hombre que procede del animal y vegetal, que no hay tal.

  La Sabiduría y el poder Divino no tiene necesidad de experimentar en SU creación, como lo hacen los científicos que precisan de sus investigaciones para lograr su objetivo. Todo lo creado por Dios tiene un origen y una finalidad como lo tiene el espíritu humano. Este ha pertenecido siempre al humano. ¿Con qué objeto habría de cambiar de especie con diferentes formas ajenas a la suya? Cuanta equivocación exista es por falta de comprensión con respecto al Padre, por ser todo creación de EL.

  Todo cuanto al Padre se refiere, lleva una armonía y perfección que el ser desterrado no podrá comprender mientras esté en tinieblas, ya que la comprensión espiritual llega a éste con arreglo a lo ganado con el cumplimiento. Decidme: ¿Habéis hallado algo más perfecto que el cuerpo humano? No. Y que es Obra de Dios queda probado en que, sin la Voluntad Divina, manifestada a través de SUS propias Leyes, no vienen sus hijos a tomar cuerpo, por ser esencia de SU misma Esencia, porque el cuerpo que engendra el hombre (la pareja), ha de estar animado por una vitalidad, y este ser no puede tomar cuerpo sin SU Voluntad.

  Nada tan real como el espíritu (ser), a pesar de llevar la «esencia de materia», que lleva como contrapeso el átomo de esencia divina semejante al Padre, hasta que «la forma» llegue a iluminarse. Esta es la finalidad para la que toman cuerpo las esencias de vida, para transformarse cada vez más, hasta conseguir la total pureza que, más o menos tarde, llegarán un día a conseguir, puesto que todo lo creado por el Padre sigue un conjunto armónico de ascenso y perfección, como los mundos, que fueron creados para que sus hijos puedan habitarlos, según su estado de desmaterialización. Como hay mundos de ascenso también los hay de descenso, esto es, según el progreso que alcanzan, van elevándose a esferas etéreas, más fluídicas.

  Es maravilloso llegar a descubrir y comprender la grandeza Divina, que todo rige con Sabiduría, para que el conjunto Universal marche inalterablemente según SU Voluntad. Pensad por un momento dónde está el origen de todo lo que el hombre produce y tiene a su disposición para el sostén de su cuerpo, empezando por el oxígeno que respira, y tantas otras cosas que, a pesar de estar entre vosotros, no habéis descubierto por no meditar en el primitivo origen de todo cuanto en que toma parte el hombre; al igual que en la naturaleza, que se produce y automanifiesta con toda normalidad, porque la fuerza oculta que le da vida así lo establece.

  Además de lo estudiado y descubierto por los sabios materiales, existen en los mares muchas propiedades que desconocen los hombres. Sabido es que con el movimiento de las aguas de los mares se renueva y purifica el oxígeno, y las sales que despiden son en sumo beneficiosas para los cuerpos humanos, aparte de otras muchas cosas aún desconocidas por los investigadores; como éstas, sin embargo, solo serían una curiosidad más que un adelanto, no se revelan.

  Cuando en la Naturaleza se extingue un árbol o planta, queda la raíz o la semilla que hace se reproduzca de nuevo, y crece con más o menos lozanía según el medio en que lo hace. Esto mismo sucede con el humano cuya vida, según se desarrolle, sirve de progreso para el alma, la cual sigue viviendo eternamente, por ser el Amor del Padre, para toda SU creación, creativo, no destructivo, siempre atento a que sus hijos vuelvan a EL conscientes del significado de su vida. Estos son esencia de SU misma Esencia, y para EL y en torno a EL gira toda la gran máquina del Universo infinito, para que se mejore el ser humano. Con este motivo toma cuerpo el espíritu en la Tierra, donde se sufre la causa de un pasado, y en donde se volverá a cancelar este presente si no se modera.