46 Mensaje 12-B

  Hora es que despierte la humanidad y llegue la Paz a la Tierra, adonde se debate el crimen por causa del orgullo en lugar del Amor y con éste la Paz. Seguid las huellas de los apóstoles, como el Maestro enseñó, sin hacer ostentación, ya que la humildad y el Amor en todos caben. Por esto, con gallardía, humildes y sin orgullo, así se presentan las almas delante del Padre cuando pueden decir: Hemos cumplido el Mandato de Amor, Paz y Caridad, Lema Religioso que le corresponde a estas enseñanzas, para que, cuando se comprendan y practiquen, poder ayudar a formar Una Sola Familia Universal, en la cual está destinado de Convivir todo ser humano.

  Toda la humanidad de la Tierra compone un solo rebaño, cuyo pastor es Jesús y espera que todas las ovejas descarriadas vuelvan a él por ser el Lazo de Amor entre el género humano. Esta es la invitación que hace el pastor para que se acerquen adonde haya pastos sanos, y se saneen por medio de ellos, y puedan entrar a formar parte del Lazo de Amor, donde solo pastan las ovejas blancas. El a todas espera para presentarlas al Padre, a recoger el premio a ellas reservado, por el valor y perseverancia que tuvieron al dejar la ruta equivocada y coger la que conduce al humano a la morada feliz.

  «El Padre» que ve a sus hijos cómo se van desviando del rebaño que conduce el pastor con Amor, permite que los rabadanes (instructores espirituales) ayuden al pastor a que las ovejas extraviadas vuelvan a «EL», y conozcan los pastos que las han de engordar y blanquear, y se unan a las que ya siguen al redil. Con esto se puede comprender la finalidad que trajo a nacer entre los terrenales el mártir del Gólgota: A pesar de saber el martirio que le esperaba, no desistió de seguir enseñando la doctrina que el Padre le había encomendado que enseñase a sus hermanos en la Tierra. Aún perdura el recuerdo de cómo adoctrinó con la práctica de sus máximas que llegan hasta los desterrados con nostalgia de generación en generación. ¡Bello recuerdo que hace entrar en deseos de seguir sus enseñanzas, que muchos olvidaron por seguir las costumbres y formulismos creados por los hombres. Por eso pasan los siglos sin que se regenere el humano!.

  Contempla el Pastor a sus ovejas tan disgregadas por falta de amor entre ellas, sin preocuparse por los pastos sanos. Comprobando hechos pasados pasan el tiempo, cuando sería más ventajoso hacerlo servir para encauzar el presente a una rectificación de lo que no está en armonía con su progreso, en lugar de seguir lo que se practica maquinalmente.

  Hubo un tiempo en que la mentalidad del humano hizo que comprendieran erróneamente las cosas, falseando la más clara y bella Doctrina dominados por el egoísmo, sin pensar en el atraso que con ello causaban al ser humano en su progreso, puesto que inducían a error a hermanos que con buena voluntad querían penetrar en estas enseñanzas, por haber mixtificado la enseñanza del Maestro. Pero si esto sucedió, la humanidad en la actualidad trae otro adelanto, y está más preparada para comprender cuanto pueda haber de verdad referente a Dios y SUS Atributos. Al entrar en la comprensión de ellos, adquieren más responsabilidad y más cuenta habrán de dar; por eso se debe encauzar a los hombres hacia este saber y comprensión para que hagan a conciencia esa Unión de cumplimiento. En la Cátedra Religiosa de la primitiva Iglesia Cristiana, igual hay instrucción para todas las razas como para toda clase social.

  Preparados deben estar los que curan enfermos del alma para no darles dosis curativas adulteradas, pues con ello pueden entorpecer la comprensión de sus hermanos y retrasar su progreso. Más bien, si no sois sinceros, sed pasivos. Es decir, no sed tibios, sino fríos o calientes, pero sinceros con vosotros mismos, porque el que engaña se engaña a sí mismo.

  Sea vuestra experiencia la que sirva de apoyo a los menos fuertes e ilustrados, haciendo cada uno lo que le está destinado en la gran Obra de la Regeneración. La ayuda para ello no os faltará, por no desatender el Padre a ninguno de sus hijos que obedientemente le piden fuerzas para cumplir. Tendréis protección y ayuda ante las inclemencias del tiempo que afectarán algunas partes de la Tierra. Medio de meditación hallarán los hombres en tales sucesos, y a pesar de recibir la ayuda del Cielo, no estarán excluidos de sucumbir por falta de valor y fe. Los que tengan el contacto Divino, llevarán en sí una Luz que les hará ver el peligro y podrán sacar a sus hermanos de la penumbra que no han visto hasta el presente la antorcha salvadora de la verdad.

  Hay un legado para cada cosa y tiempo, y los habitantes de la Tierra pasan un lapso de ese tiempo. No aminoréis la marcha, pues vendrá otro tiempo en ayuda y recompensa de éste, porque tiene todo su fin en la parte material en que os desenvolvéis. Todo tiempo ha tenido y seguirá teniendo sus profetas, dando lugar con ello a un despertar. ¿Mostraréis valor y abnegación? Ayudaos fomentando el verdadero Amor, para que seáis una hermandad colectiva y daréis la enseñanza del Maestro en práctica. Cuando los hombres sepan agruparse aceptando la hermandad, recorrerán veloces el camino hacia Dios. No es labor de un día la perfección del humano; por esto, no basta decir no hago daño a nadie, sino prestar la ayuda hacia el bien común en una mutua Convivencia de Hermandad Fraternal Universal.

  Esto es darle vida a la fe y fe a la vida. Es cuando no se siente añoranza al ver que transcurre el tiempo dejando atrás la juventud, por haber sosiego y calma, sin temor a que llegue el tren que conduce a la estación postrera.

 EL ERROR DE LAS RELIGIONES ES EL DE MEZCLAR LO PERTENECIENTE A DIOS CON LAS COSAS TERRENALES.

En el lago de tus sueños
descubrirás bellas cosas,
si tienes la oportunidad
de llegar a disfrutarlas,
por haber sabido tratar
a toda la humanidad,
con el Amor Universal,
el que sienten los hermanos
que habitan altas esferas.

Para conseguir tal proeza
hace falta voluntad,
para hacer a los demás
lo que para ti quisieras.

No sueñes con libertad
de disfrutar bellas cosas,
si antes no sabes Amar
a toda la humanidad,
que es lo que eleva a los seres
a la morada Divina.

Dejé mi vida en la Tierra,
del cuerpo que veneráis,
el que subió al calvario
con una dulce agonía,
al saber que terminaba
mi misión en el destierro;
la que prometí cumplir
para ayudar a los hombres,
a que como yo hicieran
cuanto yo les enseñé,
y poderse así llamar
unos verdaderos cristianos.

Soy quien siempre presta ayuda
al solitario caminante,
para que supere la cuesta
cuando por el cansancio,
llegue agotar sus fuerzas.

 Soy quien Amo de verdad
al ser humano en la Tierra,
para que con mi Amor
le ayude a salir de ella,
y pueda así disfrutar
de otras bellas esferas,
adonde existe el Amor
que os debéis unos a otros,
y así acercaros al Padre,
que hace tiempo os espera.