55 Mensaje 16-A

  La radiación de Luz de los Espíritus progresados, que os conducen, es a modo de bálsamo consolador y cicatrizante de las heridas que el roce de unos con otros produce mientras estéis en tinieblas. La luz material se extingue cuando lo hace el cuerpo, pero la ganada meritoriamente con las manifestaciones de Amor se va agrandando cada vez más hasta llegar a ser Espíritus luminosos que moran al Lado del Padre. Las radiaciones luminosas siempre producen bienestar; son fuerzas radiantes de Luz y de Amor, que os alumbran el camino para llegar a la meta que cada uno tiene marcada y que anhela toda alma.

  Hay fuerzas que rodean al ser humano en determinados momentos, a veces negativas e inferiores, en especial cuando os dejáis dominar por las pasiones materiales, al recorrer el camino de la vida. Las fuerzas positivas, son aquellas que cuando no encuentran resistencia en vosotros os conducen por el camino del bien. Se pueden captar con el pensamiento e incluso dialogar con ellas, rompiendo la fuerza de atracción negativa, que no ha podido reconocerse por la turbación que en sí lleva y que tiene más dominio que la de uno mismo en los que están faltos de cumplimiento. Comprended que la cobardía es un fiel aliado de la pereza, y quienes se dejan influenciar por ellas se quedan al dejar la existencia, tan faltos de adelanto como cuando vinieron, perdiendo con ello un tiempo muy preciado para ganar el bienestar futuro. 

  Con lo expresado se puede comprender lo que supone dar cabida a sanos o insanos pensamientos que a modo de motor mueven las conciencias según sea su estado. Por eso es conveniente dejarse conducir sin oponer resistencia, por la fuerza fluídica del ángel guía, que lleva sanos deseos de ayuda.

  Sed centinelas de vosotros mismos, que es la mayor derrota para el espíritu que ya en el camino del progreso queda estacionado, por no estar alerta del más grande enemigo del alma que es el orgullo. ¡Oh orgullo, qué traje más vistoso llevas! Todos te desean llevar por creer que viste más que el que está confeccionado con humildad y pasa desapercibido. Este se adquiere menos, por su sencillez, y es el que hace feliz en la Tierra y rico fuera de ella. Ved y comparar cuál interesa más adquirir. El que solo piensa en la grandeza y superación para vivir en la Tierra, posiblemente en la próxima existencia se elija el ropaje de la humildad, haciendo buen uso de ella, por haber comprendido en otro período de tiempo el valor que tiene saber dejar el ropaje del orgullo y egoísmo y apoyar sus actos en el Amor y la Caridad.