08 Sobre la Fe

 La Fe es connatural en la Luz del Alma, y deviene como consecuencia en el despertar humano. Es el primer paso después de la incredulidad, pero no hay que estancarse en ella sino continuar EN POS DE LA VERDAD. La fe es una facultad del Alma, por ser el Alma la semejanza Luz de nuestro Padre Creador. Es un sentimiento de religamiento con el Origen.

  Cuando el ser humano en el despertar a la Fe ignora su procedencia, por qué y para qué es traído a este mundo, y a dónde debe marchar o cual es el término de su viaje, es una Fe mantenida todavía en la ignorancia. Mas, cuando ya lo sabe y lo acepta en su conciencia, la Fe se torna en confianza por la verdad asumida. Si bien es verdad que la Fe produce confianza, aunque no necesariamente sobre la base científica de la Sabiduría, por ser la Sabiduría la Ciencia del Espíritu.

  La Fe sin conocimiento no es completa. Por eso al ignorante hombre de Fe, se le ha manipulado en nombre de ideas religiosas sea con la bandera de Cristo, Mahoma etc. llevando a los hombres al fanatismo religioso, por el desconocimiento de las Leyes que rigen la vida. Cuanto más conocimiento de la Verdad de la vida, menos Fe ignorante y más confianza justificada, por el conocimiento del origen de la Fe.

  Cuando Jesús dijo a los apóstoles que si tenían Fe podían mover, simbólicamente hablando, a la montaña, se estaba refiriendo a la confianza en el poder para mover las facultades del Alma. Porque siendo la Fe lo infinito de DIOS en el hombre, también el conocimiento de la Verdad no tiene límites. Esto significa que cuanto más conocimiento de la verdad, más confianza equilibradora de la Fe. Podemos decir que es semejante a la Luz y la oscuridad que siempre se equilibran. Si bien la Luz sale de la oscuridad, pero no la oscuridad de la Luz.

  La Luz es la confianza en la verdad. Y la Fe sin el conocimiento de la Verdad la oscuridad de lo desconocido. Cuanta más Luz más oscuridad podrá iluminar, por ser tanto la una como la otra, consecuentemente interdependientes en el plano Universal. Y en el plano de desarrollo humano, la oscuridad desaparece con la Luz manifestada.

  El trabajador que completa su jornada laboral, sea esta semanal o mensual, no tiene fe en que vá a cobrar al término de esta, sino confianza por el conocimiento justo de sus derechos como trabajador. ¿Los Angeles tienen fe? Tal como lo catalogamos los humanos evidentemente no. Ellos son la Verdad y la vida. Saben lo que son dentro del contexto Universal de la vida, y su confianza está sustentada por su Sabiduría dentro de la Verdad.

  El ser humano necesita la Fe al mismo tiempo que necesita el Conocimiento que la regule, para que no se convierta en fanatismo religioso que es el peor de todos los fanatismos. La religión como idea, si no está basada en el ORDEN NATURAL DE LAS COSAS, es una atadura. Por eso las religiones han hecho de la Fe un acatamiento incondicional. Pues con ella siempre hay quien manda o dirige y quien es dirigido. Aunque el llamado «Dogma de Fe» no sea revocable por estar basado en el orden interno del individuo, no obstante, si puede existir estancamiento en el Dogma como doctrina, al no esta compensado por el conocimiento de las cosas del Espíritu en su Ley, corriendo el riesgo de ser manipulada la Fe y recaer en el fanatismo.

  Por lo tanto la Fe no es revocable por ser una consecuencia y consecución natural del Alma, aunque en la personalidad humana sea ciega por estar sujeta a Dogma. Ahora bien: Tanto el Dogma como la doctrina, si han sido manipulados y tergiversados por el hombre orgulloso y egoísta, sí que en Ley y Justicia puede ser revocable, siempre y cuando se pueda dar fe y demostración de ello. Pues deber tiene el llamado Cristiano y seguidor en verdad de Cristo, de investigar, comentar, opinar, desarrollar y cotejar todas las verdades reveladas, para ver cuál sea la que pueda ser la más justa dentro del conjunto de la Ley. Y el que se conforme con dejar que lo dirijan, por dejarse llevar sin pensar por sí mismo o solo por fe, también está en su razón y se debe de respetar aunque sea poco mental y sí mucho emocional.

   La Fe en el sentido intrínseco, no deviene de la cultura impuesta o expuesta, sino de la realidad interior desarrollada por cada cual, y claro está, esta circunstancia se nos escapa dentro del espacio-tiempo-cambio de «nuestra eternidad», pues solamente catalogamos una pequeña parte de «esta» en relación con nuestra actual y exigua existencia corporal.

   La clave está en que la Fe no esté reñida con la conciencia natural que todo ser humano posee, y no la manipule para no entrar en excusas y justificaciones. Porque solo existe un Juez y una Ley, gravada esta en nuestra conciencia y la Luz del Alma.

   PREGUNTA: ¿Qué ha causado más guerras el fanatismo religioso o el ateismo?.
Justifiquemos ante la Ley: __La Fe es legítimamente justificable por ser una fase en el proceso existencial.
__ El fanatismo religioso no es justificable.
__ El ateismo es legítimamente justificable por ser una fase en el proceso existencial.
__ La negación de un Principio Creador no es justificable, por cuanto nadie tiene conciencia de haberse creado a sí mismo. Como así también el negar el fundamento inteligente y sabio de la creación.
Ni todos los llamados ateos niegan un Principio Creador, como tampoco no todos los que se denominan cristianos cumplen cristianamente. Y estos hechos son evidentes.

Iostako Maraltrix