22 Cual es mi DIOS (Especial A-teos)

 Todos sabemos que la interpretación y las consecuencias atributivas de lo que se puede entender e interpretar en cuanto a DIOS se refiere, son diversas en la humanidad, y si es verdad que es un punto de unión humana, también los es de división y desavenencia, dados los intereses materiales inherentes, en la naturaleza humana, que interfieren continuamente.

  Por lo cual, antes de prejuzgar a la ligera cualquier creencia en la que se establezca a DIOS, como Principio de la vida universal, primero hay que saber cual es el fundamento sobre el que se basa o se apoya tal sistema de creencia, pues, Teológica y  Metafísicamente, se ponen de relieve las facetas importantísimas en cuanto a DIOS se refiere, en tres puntos fundamentales, o sea, el VER; CONOCER y COMPRENDER; y en cuanto a Sus ATRIBUTOS.

  Sobre todo, debemos enfocar nuestra relación con DIOS, en base a una dualidad inherentemente primigenia en cuanto SER y NO SER, puesto que, ésta sempiterna Dualidad, siempre nos acompañará, a la hora de nuestra investigación y experimentación, sobre tal Principio de Creación, que creó, crea y creará eternamente, dada Su naturaleza de Vida, ya que por Su Atributo de Aseidad, existe por sí mismo, o por necesidad de Su propia naturaleza.

__ En cuanto a VER se refiere, no podemos decir que no lo vemos, pero tampoco lo vemos, cuanto más, si lo que verdaderamente ve no es con la mera razón ni con los ojos físicos, sino con el comprender lo que de EL vemos como manifestación y como reflejo, puesto que lo vemos manifestado como reflejo Luz en el Sol que nos alumbra, como lo podemos ver en su infinita manifestación de vida, tanto estática como dinámica, en Su eternidad multicambiante, por estar inmerso como esencia increada y neutralidad interna en todo lo manifestado, poseyendo EL las dos facetas al mismo tiempo, bien sea como cualidad estática o dinámica; interna externa; manifestada e inmanifestada; cognoscible e incognoscible. Siendo siempre y al mismo tiempo, tanto explícito como implícito en todo: Y aplicando la Ley de semejanza, explícito en toda su diversidad creada universal; como también en Su punto Céntrico de LUZ, donde ostenta su propia Forma y figura. E implícito al mismo tiempo en todo lo diversalmente originado.
Por lo cual, ya tenemos en lo referente, tanto al VER y CONOCER, como reflejo; como así mismo, el no ver por faltarnos la suficiente comprensión mental para ello. Siendo esta sempiterna dualidad, donde muchos andan de cabeza.

__ En cuanto al COMPRENDER se refiere, cosa normal y lógica esta, que usando exclusivamente la razón, y sobre aplicando lo textual de algunos llamados textos sagrados, nunca llegaremos a despejar tal maravillosa incógnita, pues, solamente interpretando por sus justos y bellos Atributos, podemos despejarla, en cuanto a la relación del humano ser, con el Principio fundamental de su inteligencia. Puesto que, en cuanto a Sus ATRIBUTOS, DIOS  por Su Atributo de JUSTICIA, lo vemos y lo comprendemos en la medida que vamos efectuando el desarrollo de nuestra verdadera personalidad. Pues visto como Ley Su Atributo de AMOR, es la unidad de todas las cosas, que creó y crea eternamente a los espíritus de los humanos, para el tener con quien relacionarse, y por tal semejanza-Luz, al ser dotados de una chispa de esencia de inteligencia semejante a El, poseemos implícitamente el lenguaje espiritual de conexión, para comunicarnos tanto con El, como con nuestros hermanos espíritus de todo el universo, como nos comunicamos con el lenguaje vocal con los humanos espíritus físicos o encarnados.

   DIOS por Su Atributo de PAZ, ni castiga ni perdona, se hace inmutable siéndolo, para que sus hijos tengan la libertad de volver a El cuando sea su voluntad.

   Por el Atributo de CARIDAD, concede que sus hijos de Luz alcanzada, puedan ayudar a los que están todavía inmersos en las tinieblas de la materia, con su orgullo, egoísmo y vanidad.

   Por Su Atributo de BONDAD concede a sus hijos el libre albedrío, para que cumplan estos cuando sea su voluntad, pues siendo estos eternos como su Padre, con su libre albedrío sus acciones no están predeterminadas, sino que siendo ellos los que con su voluntad las determinan, justo es, que obtengan por el Atributo de Justicia, sus justas consecuencias, sin achacar a DIOS, lo que solamente a ellos pertenece, puesto que, siendo eternos como semejanza y vida continuada, por el Atributo de MISERICORDIA, tenemos tantos cuerpos como sean necesarios o bien existencias, para efectuar nuestro desarrollo de vida semejante a una semilla.
Ahora, que juzgue cada cual por sí mismo, si en el conjunto de tales ATRIBUTOS, existe alguna discriminación, prepotencia o iniquidad en cuanto al VER, CONOCER y COMPRENDER, al Supremo Creador de todas las cosas, y visto en Su Punto Céntrico de LUZ, Sol Central Casa Paterna.

   Relación del Ateo con DIOS:
El Ateo necesita a DIOS, porque sin DIOS no hay Ateo. Luego el A-teo, no hace a DIOS, sino DIOS al A-teo.

Por lo cual, el A-teo, es un condenado de DIOS para ser A-teo, cuando este lo niega, y sobretodo reniega, en base a lo incomprensible de un DIOS, presentado como iracundo, sanguinario, vengativo e inicuo con sus hijos.
Mientras exista lo incomprensible a la razón humana, atribuido a DIOS, existirán los A-teos. Pues hagamos a DIOS justo y comprensible en Sus Atributos, para que los A-teos sean más Teos, y dejen de ser A-teos.

Iostako Maraltrix