28 Desfase temporal en la revelación

  Uno de los fenómenos que se da en el ser humano, en relación con la visión profética, premonición o videncia dentro del futuro-presente, es la discordancia en el tiempo en cuanto al instrumento perceptor terrenal, puesto que, al tener que visualizar un hecho fuera del tiempo en el que vive, pero percibiéndolo como futuro, porque todavía no ha venido al presente, no obstante el vidente lo este visualizando en el presente, para él es, podríamos decir la visión del futuro-presente, al estar percibiendo en el presente el futuro que todavía no se hizo presente como manifestación, aunque sí como visión.

   Este desfase o discordancia entre el tiempo cronológico humano en base al movimiento de la Tierra y en derredor del Sol, y la eternidad del tiempo, no es catalogado ni discernido por el ser humano, puesto que no existe un método de medición y reajuste concordante entre el tiempo cronológico, que es lo que terrenalmente llamamos tiempo, y la eternidad del tiempo. Pues aquello que para él puede visualizar en videncia como cercano, está mucho más dilatado en lo que terrenalmente denominamos tiempo, puesto que viniendo del futuro, es como si de otra dimensión se tratara y de otro baremo de tiempo:

  Si ponemos un solo ejemplo, ya establecido en las Escrituras, cuando se habló de que DIOS creó en seis días, estos son días cósmicos, puesto que pertenecen a la eternidad del tiempo y no al tiempo cronológico humano. Aunque según sea el tipo de mensaje o a lo que se refiera, la relación entre los dos tiempos puede ser más o menos larga, aunque no catalogada por el ser humano:

  Este fenómeno de desfase es comprensible de suyo, puesto que espiritualmente los mentores guías e instructores no se atienen a normas, pues es misión del ser humano investigar y aprender en cuanto a simbolismos y visiones, y desarrollar la interpretación de aquello que ve, puesto que en ello está también el desarrollo del lenguaje del espíritu. Pero debe ser cauteloso a la hora de establecer medidas en el tiempo, como no sean estas dadas en forma puntual, puesto que el ser humano no tiene la regla de oro científica para la medición equivalente y concordante entre los dos tiempos, pues si así fuera no aprendería a valerse por sí mismo y desarrollar la intuición y el lenguaje espiritual o del Alma. No obstante, los mensajes dentro del futuro-presente, siempre son un aviso para que el ser humano vea que en el eterno presente se esta generando el eterno futuro en el presente, para que obre siempre en correcta consecuencia en el presente.

  Como quiera que el ser humano en este plano de vida terráqueo, en general lleva todavía esencia de materia como agregados de  materia adheridos a la Luz del alma, generando lo que podemos llamar el ego, estos agregados son tiempo, porque en el tiempo material se generaron. Y como la Sabiduría Divina del Creador todo lo tiene previsto, permite que sus hijos ya en estado de espíritu, que ya realizaron su naturaleza, sino toda sí al menos en gran parte, puedan dirigir espiritualmente a los que están encarnados, y se valen de los llamados sueños, como videncias, o cuadros fluídicos, para que el ser humano encarnado, se acostumbre a la meditación y la relación universal con los espíritus libres de cuerpo en sus diversas modalidades, y por este medio pueda percibir los avisos o enseñanzas, más en orden con el tiempo en el que vive, pues los espíritus guías protectores, llamados por alguna religión el Ángel de la guarda, pueda dirigir a su hermano encarnado, si este está atento a sus manifestaciones por este medio. Pues la misión del ser humano es el despertar de su conciencia hacia la relación con lo universal.

Iostako Maraltrix