53 Las lagunas de la ciencia

  La Principal laguna de la ciencia humana, que no así la Ciencia Espiritual Cósmica revelada, es la de faltarle el hilo conductor del Principio de Creación, (como no sea el planteamiento hipotético del Big Bang), todavía no descubierto ni desarrollado científicamente, como así mismo la creación de semejanza del espíritu-ser humano, y su proceso verificado por una pluralidad de mundos habitados, todavía no reconocidos.

  Si bien es verdad que existen en el planeta Tierra indicios evidentes de vida extraterreno, en los albores del ser humano en la Tierra, todavía no son reconocidos oficialmente; puesto que de haber habido un contacto real, ha quedado oculto a la inteligencia y desarrollo de la mayoría.

  Y puesto que la ciencia humana solo parte de los hechos tangibles, y acontecimientos habidos comprobados a través de la historicidad terráquea, el hilo conductor psíquico sujeto a Ley, quedó velado a las inteligencias, como la Ley de encarnación de las almas; la Ley de Causa- Efecto, que en el plano del espíritu tiene sus consecuencias legítimas; y de toda una correlación caritativa entre los seres más evolucionados en el plano espiritual, y los humanos encarnados en la Tierra, aunque sí es verdad que grandes pensadores e iluminados han dejado sus mensajes para la investigación humana.

   Por tal causa existen todavía las lagunas del por qué las grandes desigualdades ya verificadas desde el nacimiento, como así mismo el nacer en un lugar u otro, en una familia u otra, o bien la nación, no es una mera casualidad inexplicable. El que una joven adolescente haya dado con  pelos y señales, referencia de los que fueron sus padres todavía vivos, de su existencia anterior, y dando razón de objetos todavía ocultos en un determinado lugar; y así tantas otras y un sin fin de manifestaciones semejantes producidas y dadas en olvido por la sociedad en general, porque con tales investigaciones dicen que no se come, pero se mantiene en la ignorancia a una gran parte de la  humanidad. Y sabido es que la ignorancia de lo esencial no da buenos frutos.

  ¿El por qué los recién nacidos hace cincuenta años nacían con los ojos cerrados manteniéndolos así durante varios días, y hoy en día la mayoría ya nacen con los ojos abiertos? ¿No será que el progreso evolutivo del espíritu es su detonante en consecuencia?

  ¿Por qué, si se han ido eliminando una serie de dolencias, han ido surgiendo otras de forma continuada, a pesar de los avances científicos? Porque el ser humano necesita el acicate para rebajar la fuerza egoísta y orgullosa que todavía ostenta. Y si no veamos como los hospitales están todos llenos. Si bien es verdad que por el llamado juicio de mayorías, la Tierra poco a poco irá quedando limpia de contaminación, porque a los seres rebeldes ya no se les permite venir a encarnar a la Tierra en esta humanidad actual. Por eso se dijo: «separaré la cizaña del buen grano».

   ¿Por qué no se ha investigado la causa sobre las mentes consideradas prodigio, que han dado muestras evidentes de una realidad más allá de la razón humana en tales momentos? ¿Será por la sencilla razón de que tales trabajos e investigaciones no dan oro como valor establecido de curso legal, y el fanatismo religioso ha venido a engrosar tal oscurantismo, porque tales trabajos y estudios abren las inteligencias y la conciencia humana, cosa no bien vista por los que quieren ostentar el poder a expensas de la ignorancia como premisa?

  Pero como existe un progreso evolutivo global, el advenimiento de la verdad en cuanto al origen humano; sus obligaciones como ser existencial dentro de una macro-visión de cumplimiento según Ley como proceso; y su destino dentro de su eternidad y organigrama como arquetipo, se irá desvelando progresivamente porque así lo exigen los tiempos, y el planeta Tierra tiene que pasar a mundo de ascenso. Y así iríamos planteando hechos y lagunas a cubrir por la humanidad en general. Por eso dice el adagio, «Adiós mundo por mil años que a dos mil no llegarás, que la verdad pura y clara no se vuelva a predicar».

  Como quiera que la ciencia humana no puede dar un veredicto con seguridad a tales hechos existenciales y eventos por estar supeditada al  interés económico, pero como tampoco quiere quedarse al pairo, se dedica a poner etiquetas con el argumento de que son cosas que nos vienen de herencia, de los genes, o cosas mas o menos fortuitas:

  Por eso salen al paso la llamada parapsicología u otros paras o neos, que sirven de puente para intentar cubrir las lagunas de la ciencia que orgullosamente les da el calificativo de creencias, sin reconocer al mismo tiempo que muchos de los grandes descubrimientos, y que han sido desvelados por causas mal llamadas fortuitas o casuales, como por ejemplo la penicilina, no son privilegio humano, sino que lo invisible espiritual, utilizando las mentes en investigación, les han intuido el descubrimiento. Y el hombre se cree que es él solamente el que tiene el mérito como descubridor, sin darse cuenta quien sopla y de donde viene el viento revelador.

  ¿Acaso no es una herramienta fortuita WWW, en cuanto al ser humano se refiere, que el espíritu revelador utilizando el poder económico de la investigación bélica, se sirvió de ella, para que la humanidad saliendo de la ignorancia se reunifique, y se sepa lo que otros desean mantener oculto? Pues podemos decir en verdad y justicia que WWW no ha sido un descubrimiento del hombre sino del Espíritu de Verdad para unir a la humanidad. Como también la Ley de reencarnación será reconocida por la ciencia mundialmente en esta Nueva Era, porque existirán los medios sensibles adecuados a tal fin.

   Y con esto ya es suficiente para ver como se mueve el gran culebrón macro-cósmico, que como coordinadora cósmica no tiene opuestos ni contrincantes, porque siendo el Absoluto Amor, moviéndose por el interno, manifiesta en el externo lo que conviene al progreso evolutivo general del mundo, sin robarle el libre albedrío a nadie, puesto que el ser humano solo tiene conciencia a nivel externo. Y pesar de las negativas de los humanos hacia el Amor, el gran culebrón macro-cósmico se mueve como pez en el agua, puesto que  utilizando todas las posibilidades consigue los objetivos a pesar del sufrimiento que la tozudez humana se causó a sí misma con su proceder.

Iostako Maraltrix