57 ¿Por qué tenemos enfermedades?

  La máquina fisiológica es perfecta. Podríamos decir que la enfermedad no es natural fisiológicamente hablando. No estamos hablando de la enfermedad provocada por el humano por su negligencia o vicio, sino de la enfermedad como un hecho existencial humano, pues esta no discrimina en cuanto a la pobreza o riqueza material, pues no tienen más enfermedades los trabajadores o jornaleros que los magnates, pues en este sentido no se pueden establecer criterios generales.

   Aunque aparentemente muchos de los males tengan un principio material atribuido a causas víricas  u otros, que es lo constatado por la ciencia, en última instancia tienen su origen en lo espiritual, que es lo no constatable por la ciencia porque pertenece al mundo espiritual o del espíritu, y es ahí precisamente donde está la causa. Y su no reconocimiento es causado por no tener en mente el hilo conductor que va desde nuestro origen como seres dentro de la eternidad, pasando por los procesos de desarrollo inherentes en la vida cósmica.

   Si el ser humano no encuentra el hilo conductor del por qué estamos en este mundo dentro de la creación infinita, no puede vislumbrar los encadenamientos como procesos de la propia vida: como así la relación entre el ser realizado en acción caritativa, ayudando a los que se están realizando; como los pactos efectuados espiritualmente antes de encarnar, para su mejor resolución de cumplimiento una vez ya encarnados. Pues de no ser así el ser humano todavía está en un sinsentido de su realidad en relación con la totalidad de la Vida Una. Eso no significa tampoco que no se pueda  prosperar y evolucionar desde la perspectiva de una sola vida, pues el común denominador de toda realización no se debate solamente en los planteamientos existenciales, sino en el cumplimiento de la Ley Divina en amor al prójimo.

   Siguiendo con la enfermedad, cuando nacemos ya venimos con la semilla de tales dolencias. Si bien todo depende de que sea por nuestra Ley de causa y forma de actuar, podamos desarrollar la semilla de tales dolencias, puesto que todo tiene su causa en base a nuestro propio movimiento en relación con la vida que nos rodea. Dando por resultado que toda investigación en cuanto a dolencias se refiere, en última instancia siempre se dará en el orden psicofísico.

Iostako Maraltrix