18 SEGUIMIENTO y su CONSECUCIÓN

  En el proceso existencial humano, deviene una correlación de movimientos dentro del conjunto facultativo. Para ello la investigación nos lleva a observar dentro de la unidad diversa de facultades naturales, cómo se procesan entre sí; y si bien su proceso puede tener variaciones, no obstante existe una constante que de forma natural se desarrolla. Podríamos enumerarlas dentro del paquete de facultades que entran en juego en todo movimiento existencial, independientemente del desarrollo evolutivo del ser. Pues los parámetros del organigrama existencial, son autónomos, no dependen de polaridades, inclinaciones o derivaciones congénitas. Así pues, tenemos en la madeja existencial la interrelación de las facultades básicas como son: MENTE; INTELIGENCIA y VOLUNTAD. Y la facultad de la Imaginación que sale de la Inteligencia, y el conocimiento intuitivo en base a la capacidad de atención y meditación del individuo.

   Para despejar la incógnita de este proceso natural de consecución, es conveniente iniciarlo desde el primer impulso natural que mueve al ser humano, originado por la Ley de NECESIDAD, y su DESEO consecuente: Necesidad de existir y de cubrir sus necesidades básicas, tanto físicas, emocionales y mentales. Pues esto no presupone caer en la loca carrera de deseo materializador, pues en este, el ser humano no se equilibra según el principio natural de NECESIDAD, sino que le añade el deseo creado y promovido tanto por su tendencia material, como por la vorágine de la sociedad de consumo, la moda, el status económico, sociopolítico,..etc.

   Por lo cual, para mantenerse el ser humano en un equilibrio Filosófico, Emocional y Mental, no debería de distorsionar el sendero natural de NECESIDAD y su DESEO correspondiente para cubrir tal NECESIDAD BÁSICA NATURAL. Esto nos indica que la Necesidad debe de ir primero y el Deseo después. Si es al revés, o sea, que manda el Deseo, la Necesidad que surge del Deseo creado, no es legítima como básica, sino provocada. Y una vez provocada la Necesidad por medio del Deseo creado, se convierte esta en una Necesidad naturalmente provocada.

  Ahora bien: El proceso completo según el patrón de conciencia a nivel material, en el hombre mortal, sigue el sendero de NECESIDAD; DESEO; VISIÓN; VOLUNTAD; y ACCIÓN. Y esta órbita inferior o mortal de conciencia en la materialidad, está eslabonada a otra (al menos potencialmente) órbita superior de no materialidad, que espera de nosotros su activación.

  En el desarrollo de este sendero de consecución natural, surge primeramente como NECESIDAD. Seguidamente surge el DESEO para cubrir tal NECESIDAD. Después deriva la VISIÓN de la manera cómo o de qué forma cubrir la NECESIDAD, poniendo en acción la mente con su Inteligencia. Y para llevar a cabo posteriormente tal acción, ponemos explícitamente en movimiento la VOLUNTAD, para finalizar el ciclo de consecución con la ACCIÓN consecuente, que será la que cubrirá las expectativas de tal NECESIDAD NATURAL PRIMARIA, si es que no existen causas ajenas a la voluntad (dicho esto porque pueden existir necesidades derivadas de nuestra Ley de Causa, que no tuviéramos en cuenta, o no estuviéramos dispuestos a sumir) pues en ese caso habría que buscar otras salidas con la MENTE, INTELIGENCIA y VOLUNTAD, como conjunto básico facultativo existencial, y seguir el sendero natural de consecución expuesto. Por eso es preciso siempre tener claro dos cosas: qué son deseos y necesidades. Si las dos cosas van unidas o bien están disociadas. Normalmente, los seres humanos mezclamos bastante a menudo los deseos con las necesidades, porque mentalmente nos engañamos, porque no queremos tener problemas del tipo que sean y entonces empezamos a pensar en evadirlos.

  Y por último tenemos la relación existente entre la NECESIDAD y la LIBERTAD: Esotéricamente hablando, la Necesidad es la Ley básica por la cual el ser humano ejerce el desarrollo de su propia vida:

  NECESIDAD y LIBERTAD, tales son las dos grandes Leyes de la Vida, como mutuamente indispensables.
La Necesidad sin Libertad es tan nefasta como la Libertad privada de su freno necesario. El DERECHO sin el DEBER es la locura. El DEBER sin el DERECHO es la esclavitud.

Iostako Maraltrix