18 Elaboración de la exégesis existencial

 Elaboración de la exégesis existencial básica, semejante a una semilla, como orden natural de las cosas: Si tenemos en cuenta y el reconocimiento, de que todo conocimiento dimana de la propia vida, y siendo esta el Hecho existencial sobre el cual debemos de establecer los parámetros de toda exégesis basada en el orden natural de las cosas, como exponente básico por naturaleza, y sobre el cual podemos levantar tal exégesis natural, puesto que esta deviene precisamente de lo que existencialmente nos mantiene vivos y alimentados, que es la semilla con sus procesos, dándonos tal realidad, el  reflejo de una Causa omnipresente y omnisciente, que estableció tal proceso existencial de vida: Siendo catalogada e investigada desde los ámbitos micro y macrocósmico, como expresión interna externa; derivando en una macro-micro visión, tanto desde la micro-diversidad de naturaleza, como cuánticamente macro cuantificada como noúmeno, en la diversidad de vida.

  Por lo que ya no podemos ni debemos de hablar de posturas, sean estas científicas o espirituales, porque nos estamos moviendo en un parámetro universalista unificador, en la investigación de la verdad y la vida, al movernos unísonamente en UNIDAD (1); DUALIDAD (2) y TRINIDAD (3), punto de investigación preliminar, como así corresponde a la exégesis existencial de la semilla, como exponente básico de investigación de vida universal.

__ Por lo cual, tenemos nuestra primera visión desde la UNIDAD, contemplando el cuerpo de unidad de la semilla, como expresión tangible que podemos tocar y observar, siendo una unidad en su desarrollo de vida.

__ La otra faceta unívoca en su desarrollo de vida, la tenemos en su DUALIDAD, puesto que sin dualidad, no existiría la vida (4) creada o de naturaleza, con su movimiento de materialización y desmaterialización (5), dándose transformación (6), para dar la verdad (7) de su vida de interno a externo. En el bien entendido de que tal dualidad, es vista como reflejo de semejanza de su esencia interna, con su manifestación tangible externa, viéndose cómo muchas de las semillas expresan tal dualidad unificada en su propia unidad, como así es con la almendra, el cacahuete, la nuez etc., demostrándose que tal dualidad no se puede dividir, por ser una unidad dualista de esencia (120) (que al mismo tiempo es trinitaria, ya que 120 = 3 puesto que, si separamos las dos partes de la semilla y las sembramos por separado, aún teniendo la mitad cada parte de su esencia de vida, no fructificarán, puesto que habremos partido la esencia, pero sí fructificarán si las sembramos unificadas en su cuerpo de unidad tangible:
Podemos poner en este caso el ejemplo como semejanza del macho y hembra, que están externamente y corporalmente divididos en su polaridad de sexos, por lo que si no unificamos sus desprendimientos, no habrá procreación ni reproducción, por estar divididas las esencias, mas si las unificamos, tendremos una unidad dualista de esencia 120 en su estado de transformación fructificadora y procreadora.

__ La TRINIDAD, la podemos observar de dos maneras, tanto vista por la parte interna en todo lo manifestado, y en este caso la semilla, si es que contemplamos la trinidad formada con su esencia de materia; materia de esencia y esencia: Siendo la esencia el complemento trinitario inherente e inmanente en todo lo creado o manifestado, visto o expresado universalmente, como la Esencia del Gran todo en todo, o Mente Inteligente Universal, como Vacío en estado latente o potencial, que ni cambia ni se modifica ni se transforma, sino que, como deseo cósmico inmanente, por ser el poder que mueve la vida Una, promueve la transformación según el germen de dotación que toda cosa lleva, pues siendo todo esencia y vida de SU propia vida, Ella como aspecto trinitario unívoco en todo, permanece siempre inmutable.

  Si efectuamos un estudio comparativo con los tres mundos inherentes a toda manifestación de vida, mentalmente, y en este caso la semilla como exponente básico, tenemos a la esencia como MUNDO INVISIBLE, que mueve a la unidad dualista de esencia de la semilla, con su esencia de materia o molécula elemental; y la materia de esencia como esencia vital de dotación: formando en su conjunto una unidad dualista de esencia dispuesta para su fructificación (MUNDO INVISIBLE VISIBLE), manifestándose a través del MUNDO VISIBLE como complemento tangible externo o envoltura material, en su cuerpo de unidad. 

  Y si la TRINIDAD es vista y comprendida como un aspecto dual interno en conjunto con su complemento trinitario material o tangible externo, tenemos: una dualidad interna y una unidad externa como cuerpo de unidad, formando en conjunto una unidad trinitaria (13) en su desarrollo de vida (4), puesto que 13 = 4 = vida. Viendo como la mente trabaja en su desarrollo de vida, tanto en Unidad, Dualidad y Trinidad.

__ La Vida (4), como Hecho representativo de nuestro existir, y de todo cuanto nos rodea, en movimiento contínuo como proceso de manifestación, aportando su peculiaridad en Unidad diversa, dentro de lo Universal.

__ La Materialización y Desmaterialización (5), es un movimiento de la propia Vida, inherente a todo proceso, puesto que, lo que se desmaterializa internamente se materializa externamente dentro de su unísono proceso de desarrollo productor-reproductor.

__ La Transformación (6), es vista en su continua manifestación de la propia vida diversa con sus procesos, dando sus múltiples aspectos en su desarrollo, hasta la culminación de su arquetipo de vida.

__ La Verdad (7), como punto genérico, es vista en su máximo exponente, cuando la vida da su expresión en hechos, por lo que es dotada. Podemos observarla cuando la semilla en su fructificación ha cumplimentando todos sus procesos, dando con la flor o florecimiento, su principio de creación activo, de donde se inicia la germinación de su propia vida, por lo que ha sido dotada.

__ El Mundo universal o Unión de esencias (8): La unión de esencias es visto como sistema de creación vital, puesto que sin dualidad, no hubiera vida creada u originada en toda su diversidad. Viendo al mismo tiempo la interdependencia universal de todas las vitalidades formadas a semejanza de una semilla, en su estado de transformación. Y si observamos la división continua de las células en dos partes para la formación de cuerpos, tendremos la semejanza externa invertida, puesto que lo diverso externo es la perfección de la vida interna invertida a externa. Por eso mismo veremos también, a todas  las dualidades como componentes manifestadas en lo externo, el trabajar en unidad para dar su perfección de vida: veámoslo con los ojos, los oídos, las fosas nasales, el corazón, el cerebro, como así mismo en el conjunto de extremidades, siendo todo ello, dualidades indicativas de la vida existente interna, en su proceso de transformación.

__ Los procesos (9), representan el movimiento de todo lo manifestado, para dar la máxima potencialidad de su propio arquetipo de vida.

__ Uno de los puntos observados como catalogación de Ley, es la peculiaridad de todo proceso reproductor, dando el igual de su igual semejante a su igual, como Ley de semejanza o de Analogía, siendo esto un Hecho sobre el cual se establece la exégesis investigadora: como también su fenómeno originado en la semilla, que al no ser puesta en su estado natural de transformación, nos da el no igual de su igual con el cuco o la mariposa,haciéndonos ver cual es el orden natural de las cosas, en sus dos facetas, tanto en el igual como en el no igual. Como así también en nuestra vida de relación social, sin interferencias en la libertad del espíritu de todo proceso original humano.
Tenemos también dentro de la investigación del propio movimiento de la vida, lo visible e invisible, como factor intermitente en toda manifestación, viendo o percibiendo por una parte, lo visible manifestado externamente, como concausa de lo invisible interno, deseando fructificar, en continua transformación a través de lo visible, puesto que lo interno como invisible, no podría efectuar su proceso de vida sin lo externo visible. Por lo cual, tenemos la expresión dualista de visible, e invisible, o bien si trabajamos en dualidad, lo visible-invisible, o invisible-visible, según hagamos trabajar la mente en su investigación, filosofando. Viendo como en esta expresión dualista, a semejanza de muchas otras que se dan en todos los conceptos.

  Tenemos el mismo caso con la expresión dualista de manifestación e inmanifestación, dándonos por la misma vía investigadora, lo manifestado y lo inmanifestado; o bien lo manifestado-inmanifestado, o inmanifestado-manifestado, según sea el profundizar. En el bien entendido, que toda manifestación o expresión dualista como opuestos complementarios e interdependientes, son al mismo tiempo expresiones de la propia realidad de la vida manifestada en toda su diversidad de manifestaciones.

Iostako Maraltrix