20 Multiplicidad de mensajeros y profetas

  ¿Qué pensamos de la multiplicidad de mensajeros y profetas? Si bien partimos desde la realidad de su existencia, puesto que la avalancha de mensajeros y profetas está ahí a la vista del navegador mundisocial, propiciado por los tiempos drásticos de cambio planetario en todo orden, no podemos más que preguntarnos el por qué de tal diversidad de mensajes, no siempre en orden o armonía y por falta de unidad, en la diversidad de seguidores de los unos con los otros, aunque cumplan con su objetivo en su conjunto, al poner en tela de juicio dentro de lo diverso, las verdades mal comprendidas, desarrolladas o veladas, que a través de los tiempos se fueron estableciendo.

  Pues en este maremágnum, donde tanto las ideas, sistemas, creencias religiosas, mensajes y revelaciones, cada cual por su parte pugna por tener protagonismo, el ciudadano de a pié que nunca se preocupó por cuestiones básicas sobre la vida, del por qué, cómo y cuando de su propia existencia como ente universal, de su origen, obligaciones y destino; como también de los que dicen no tener tiempo de pensar en tales cuestiones, que no dan dinero, puesto que el trabajo y la vida de subsistencia poco margen les da para ello, hay una gran mayoría que prefiere dejar tal trabajo de investigación, y que solamente a ellos correspondería, en manos de los representantes doctorados de cualesquiera de las proposiciones de vida eterna y salvación; cosa esta que el que así haga, está posponiendo su propia responsabilidad, hipotecando su libre albedrío al no pensar por sí mismo, para coger las riendas de su propia vida y destino.

  En este mundo de gran confusionismo, sobre todo para los que nunca se preocuparon por tales cuestiones, lo mejor es situarse dentro de la lógica, la razón y la justicia, que más o menos todos tenemos a flor de piel, para investigar y replantear todas las cuestiones inherentes a nuestra propia existencia a través de los tiempos. Pues como en todo, no hay contradicción entre ventajas y desventajas, si lo miramos desde una perspectiva abierta, puesto que, ni el veneno puede matar, ni el bálsamo curar, pues todo deviene según su proporción y causa, en Ley y Justicia, ya que tanto  puede ser una cosa como la otra, en su justa Ley. Cosa esa, que exige atención y estudio dentro de lo diverso de la vida y circunstancias.

  Ante tal estado de cosas, hay que establecer dos aspectos dentro de la verdad en su justo nivel, y es la verdad en sí misma, y el divulgador de ella con su forma de proceder. Puesto que el hecho de ser profeta en un momento determinado como instrumento dentro del tiempo, transmitiendo una determinada revelación como verdad, no significa con esto, que tenga la garantía de ser justo en su particular proceder. Por eso hay que ir en pos de la verdad de la vida, con sus Leyes establecidas, semejante a una semilla en su función, que esta no engaña, y es la que nos da el arquetipo de vida y desarrollo, como orden natural de las cosas. Pasaron los tiempos de solo creer en la verdad porque alguien lo dijo, para el saber y comprender por uno mismo, dentro de la coherencia en su planteamiento.

  A todo esto, y dentro de tal maremágnum de toda índole, ¿podemos llegar al existir de una razonable conjunción? puesto que sin ella, no será posible una perfecta edificación mundisocial, cuanto más, siendo la O.N.U. con su derecho de veto en el día de hoy, la primera organización que no asume su rol en la unidad humana, con consenso y diálogo sin exclusiones.

 Sabido es, que los grandes avatares, como Buda y Jesu-cristo, dieron una cierta aunque no total cohesión en la unidad humana, dado todavía el atraso, tanto en las inteligencias, como en el conocimiento de la totalidad planetaria, pero actualmente ese no es el caso, puesto que no puede existir ya ni la más mínima excusa, al no quedar nada oculto, tanto en lo referente al conocimiento, como por la fluida información sobre la desinformación o tergiversación, como así de los hechos humanos.

  Por todo lo cual, estamos ya en la última fase de transición, donde el cambio definitivo mundisocial y planetario, se presenta como un hecho cada vez más evidente. Pero está todavía huérfana la humanidad a nivel tangible externo, del avatar de cohesión  mundisocial, que es el Nuevo Mesías, de Universalismo de Amor Universal; no porque no exista este ya en cuerpo físico, sino porque todavía no se dio a conocer. Aunque sí dejó plasmada su revelación, en compañía de otros hermanos Espirituales de Luz Divina, antes de encarnar, para que se fundara la ciudad de la Nueva Era en Auroville (India), expresado en el mensaje del Testamento de la Nueva Era de Amor Universal.

  Poner en la barra del navegador Auroville y saldrá información al caso sobre la ciudad de la Nueva Era, como un ejemplo sobre lo que tiene que prevalecer en el mundo, después de la siega, o bien, de la separación de la cizaña y el buen grano, puesto que, en cuanto a la Ley y su cumplimiento, como los pormenores a tener en cuenta, ya no hay más que decir, porque todo se dijo ya: Ahora es el coordinar, mundificando Amor Universal, sin que nadie se quede como céntrico, sino en todo caso como periférico, formando parte de la unidad diversa unificada, como familia Universal.   Junio de 2007

Iostako Maraltrix