04 Investigacion y concordancia teológica

     Investigaciones de Ley y sus concordancias teológicas con el ser humano

  Todos los estudios de investigación espiritual o esotérica de la VERDAD = DIOS, en su diversidad de Centros, Escuelas, y Templos según la Ley de Dios en este mundo de destierro, planeta Tierra, para la «Introducción; Iniciación; Iluminación» del ser encarnante, están basados de forma ineludible, en una serie de Leyes inmutables establecidas por el Principio Supremo Creador de todas las cosas, y que de una u otra manera nos dan el fundamento de investigación de la Verdad y su cumplimiento en estas «tres fases del desarrollo del ser».

  Si iniciamos dicho estudio en las Leyes que mayormente inciden en nuestro destino por nosotros creado, tenemos primeramente las dos Leyes consecuentes: La Ley de Causa y Efecto, y la Ley de Reencarnación, complementadas con la Ley de Gravedad, que da cumplimiento a las dos anteriores, puesto que abarca tanto a la materia densa como a la sutil o moleculosa.

  Posiblemente una de las Leyes más relevantes en la investigación psicofísica, por verificarse en ella todos los reflejos del Creador en lo creado, dando una gran amplitud de estudio y ejemplaridad de Ley, tanto en cumplimiento como en creación, es la llamada Ley de Analogía o de Semejanza, verificándose también en la Ley de Polaridad como reflejo, puesto que sin dualidad no hay vida, tanto a nivel esencial como material.

  Y una vez manifestada la creación de naturaleza, tenemos también todos los reflejos plasmados por la Ley de Afinidades con sus razas y colores, dando por resultado la perfección diversa de creación, culminándose todas las Leyes en la LEY del AMOR, como Ley de Unión de todo lo creado: de todos los seres como de todas las cosas. Puesto que, todo movimiento ejecutado por el Supremo Creador Absoluto, se convierte en Ley como reflejo en lo creado, viéndose: Ley de materialización y desmaterialización; creación y procreación; expansión y contracción….o sea que todos y todo LO imitan por Ley de creación, tanto en el nacer, crecer y crear.

  Las Concordancias Teológicas en relación con el ser humano, tienen su perfecta expresión en el postulado de dos P-padres(el Espiritual y el terrenal); dos Leyes; dos vistas; dos lenguajes; dos hilos fluídicos, viéndose las concordancias con las Leyes; los movimientos; los goces; creación; procreación etc. Dándonos a comprender en el sentido práctico y demostrativo, de que en lo creado se refleja el Creador por SU Ley de Analogía:

  Y si tomamos dicho orden reglamentario de investigación, conjuntamente con el postulado de la «Balanza de la Justicia», puesto que en la balanza con su fiel está el Nivel, formando un complemento trinitario de desarrollo, tendremos una base de investigación de la verdad, con sus efectos de desarrollo psicofísico, por ser efectuado en comparación y semejanza del plano Espiritual o esencial y físico. Dando por resultado, una diversidad y perfecta conjunción de todo lo humano establecido como Ley de creación, por ser un claro reflejo de semejanza con las acciones o movimientos efectuados por la Divinidad Creadora, a saber:

  Todo en la vida de Creación, Naturaleza y Universo, se desarrolla dando su transformación, por Ley de materialización y desmaterialización, para dar la verdad de su propia vida. Así también el Supremo Creador, efectuó en sí mismo tales movimientos semejantes por Amor, quedando establecidos como Ley en la creación de Naturaleza y Universo.

  El ser humano como espíritu-ser, se debe purificar a semejanza de su Creador, pues EL, también se purificó por Amor por SU propia » LEY DE NECESIDAD», y sus hijos a semejanza también deben de hacerlo según van efectuando su desarrollo, cumpliendo SU Amor por la propia Ley o Mandato implícito en la Luz del alma, como arquetipo de Vida en desarrollo.

   El ser humano está formado espiritualmente de una dualidad de espíritu y alma: Si aplicamos la misma Ley de Semejanza, tenemos que dicha dualidad, es también reflejo del Creador, por poseer Este dentro de SU Trinidad, una dualidad de ESPÍRITU y ALMA, como Polos creativos, como son: El ESPÍRITU del Padre como Imperio de Esencia materializado, o Taller Universal, o Taller laboratorio, (Polo Negativo). Y el ALMA del Padre como Sol Central Casa Paterna, o Esencia de Fuerza de Esencia Regenerada (E.F.E.R.) Polo Positivo. Formando esta dualidad de ESPÍRITU y ALMA, junto con SU Esencia original increada, o Esencia del Gran Todo, una Trinidad como Unidad Creadora.

  El espíritu humano debe de pasar por sus procesos de Ley, tanto en la escala de descenso como de ascenso, de forma equivalente tanto en unos como en otros, o sea, 18 procesos en total antes no llega al Padre en la Casa Paterna: Así también el Padre a semejanza pasó por SUS Procesos de Vida Cósmica.

  El Creador con SU Esencia increada inmutable está en todas partes y en todo lugar, (no como ESENCIA DE POTENCIA). Así también el hijo que ha realizado su naturaleza, o sea se ha convertido en Luz (potencia) de su propia Luz, por el don de ubicuidad puede estar al mismo tiempo en varios lugares, aunque no en todos como su Creador y Padre.

  El espíritu humano está ligado a su Creador por un hilo fluídico: Así también el espíritu humano encarnado está ligado a la materia para que no se pierda el contacto y pueda este animarla.

   Así como las esencias de materia y según clases, elaboradas y desprendidas del Espíritu del Padre o Taller Universal, sirven para todas las formas de vida en la creación, así también, del ALMA del Padre cuando crea a sus hijos los seres humanos, sale su semejanza de Luz como alma humana, para la formación del espíritu-ser, con su esencia de materia.

  Así como el Creador crea al ser humano de dos esencias: el espíritu como esencia de materia o tendencia material, que nos dio por SU Atributo de Justicia. Y el alma como esencia luminosa o tendencia espiritual, que nos dio por su Atributo de Amor. Y aunque veamos una aparente separación entre estos dos Atributos, el ser humano debe de aprender a unificar en comprensión los dos Atributos en su mente, para formar en su cumplimiento la balanza de justicia, al actuar con Amor y Justicia, como el Padre Creador al crear a sus hijos también la formó. Por eso las dos esencias como tendencias naturales en el ser humano, verifican su conversión indistintamente. Por lo que también las dos esencias están dentro de la Ley del progreso Universal.

Iostako Maraltrix