12 Principio de la eterna dualidad

        Investigando el principio de la eterna dualidad

  En el Eterno Absoluto, existen dos diferentes Absolutos, también eternos. El Primero, es el Absoluto no manifestado, y el segundo, el Absoluto manifestado, quedando bien entendido que aún siendo aparentemente dos, en resumen es solamente Uno, por la única y Eterna Esencia en el VACIO.

  Al quedar la dualidad transformada en dos unidades, quedan separadas, pero unidas por ser Vida de SU Propia Vida. La Primera que es la segunda, es el Polo negativo o Imperio de Esencia materializado y da lo Eterno, y la segunda que es la primera, es el Polo Luminoso o positivo, a semejanza de un gran Sol Central, como Cerebro Central Absoluto, dando lo Infinito por la constante creación que de EL sale. Viendo una Dualidad manifestada como Principio de Creación, unida a una unidad, dando el fruto del vivir y el no vivir para su vivir.

  Según lo manifestado como Principio de la Eterna Dualidad, somos parte del Todo, manifestado en el Todo, siendo el humano ser, la semejanza de un Principio de Creación, una unidad, dualidad, y trinidad, según se vea o se filosofe, en su desarrollo de vida.

  Somos eternos por semejanza, e individuales por creación, y puesto que, jamás se pierde tal individualidad, lo expresado del individuo, es semejante y relacionado de lo Cósmico, pues la parte y el Todo, son solamente aspectos de la Sola y Única Realidad. Por lo cual, si tenemos en cuenta el origen, y proceso de tal Eterna Dualidad, no nos será difícil averiguar todas las derivaciones de semejanza dualista en el ser humano, en este mundo de perfecto reflejo, por la condición sexy-gravitatoria que ostentan todos los seres polarizados, en su complemento trinitario corporal, animado por su unidad dualista manifestada de espíritu y alma, como espíritu-ser-humano, en desarrollo dentro de su eternidad.

  Si efectuamos un vistazo al reflejo de semejanza dualista, en el ser humano, de tal Principio de la Eterna Dualidad, podemos ver la diversidad de funciones organizadas a tal efecto en su forma dual, empezando por las dualidades originarias de vida en su función gestora sexy gravitatoria, procreadora y reproductora, como son los pares de testículos y ovarios, como así mismo las dualidades de la vista, el olfato, oído, corazón, cerebro… etc.

  Todos los hechos como Ley de Semejanza, nos dan una lección natural de trabajo conjunto integrador, cosa que mentalmente el ser humano debe de aprovechar tal lección integradora, entre su pensar, sentir y obrar. Pues tal investigación científico-espiritual, efectuada desde el plano humano, nos da a comprender la Ley de Analogía, en su expresión Como es arriba es abajo, y como es abajo es arriba en el plano de semejanza. Y sus resultados como expresión humanitaria, nos confirman en el plano de naturaleza y origen creador, una coherencia y concordancia absolutas, tanto ecológicamente considerada, como psicofísicamente vista y comprobada. Puesto que los reflejos de semejanza, pueden ser vistos y comprobados con la investigación filosófica y científica espiritual, cuando uno sube al Árbol de la Vida, pues desde allí, puede uno visualizar los reflejos de semejanza. Y el que no ha subido, si el que ya está arriba en el Árbol le tira los frutos, y el que los recibe pone una buena voluntad en la conciencia, le sirven para ir remontando sus peldaños de iluminación, para ir subiendo al Árbol. Esta es la cadena de los eslabones que se van ensamblando por Afinidades dentro de lo universal.

  Que toda coordinación inspirada por el Espíritu de Verdad, pueda ser una contribución al desarrollo mundi-social-humanista como unidad humana.

Iostako Maraltrix